jueves, 12 de junio de 2014

Los trastornos de conducta en el aula


LOS TRASTORNOS DE CONDUCTA EN EL AULA.

Andrés Fernández- Psicólogo Psicoanalista
Presentación para RIPHNA el 29 de abril de 2014

La escuela pasa por una situación complicada donde las dificultades en el aula cada vez son más patentes. Muchos alumnos se muestran desanimados, desganados, desmotivados y con poco interés por los contenidos académicos. El profesorado encuentra que su trabajo acaba muchas veces desaprovechado y no sabe cómo conseguir educar o enseñar una materia. Actualmente hay muchos chicos que acceden a los estudios sin ganas; estos mismos chicos en  otra época, que algunos evocan como mejor para educar, no estarían.
Cuando nos encontramos que la situación viene agravada por el hecho de que hay un número de alumnos que tienen un comportamiento provocador y disruptivo en el aula, la cosa se complica más. Los adolescentes con trastornos graves de la conducta pueden llegar a provocar una situación muy conflictiva en un centro escolar y generar malestar en los compañeros y sobre todo, en los profesores encargados de organizar los contenidos educativos.

viernes, 14 de marzo de 2014

El autismo y el trabajo institucional


INTERVENCIÓN de
CONSTANZA NUMHAUSER

23 de febrero 2013

En las reuniones de RHIPNA ( Red Hispanohablante de Psicoanálisis con Niños y Adolescentes)

EL AUTISMO Y EL TRABAJO INSTITUCIONAL


DESCRIPCIÓN GENERAL DE LA INSTITUCIÓN.


En esta oportunidad hablaré del trabajo que se realiza en una institución en la cual llevo algún tiempo trabajando.
La institución  posee cuatro servicios, el colegio, los talleres, un piso tutelado y la residencia. El trabajo que se lleva a cabo se realiza tanto con niños como con adultos de diferentes características, sin embargo el denominador común es un diagnóstico de  autismo, junto a otras patologías orgánicas en algunos casos.

Particularmente en la residencia, trabajamos con pacientes bastante comprometidos por la enfermedad, que requieren de un apoyo constante  para el manejo  de las emociones, la regulación y expresión de sus deseos, frustraciones y sus conductas, así como para desarrollar vías de comunicación alternativas en algunos casos.

Sus  particulares características y sintomatologías, como las dificultades familiares  han hecho que sus familias no hayan tenido los recursos o las herramientas para seguir con ellos. Así la residencia se transforma en su nueva casa, donde pasan la mayor parte del tiempo, junto a sus compañeros y a los educadores.
Espacialmente el lugar se encuentra dividido en tres módulos,  uno de niños, y dos de adultos, separados según el grado de autonomía y de compromiso de la enfermedad que los pacientes poseen.