viernes, 28 de septiembre de 2012

Traducción del artículo de Leo Kanner, "Trastornos autistas del contacto afectivo" por Matilde Pelegrí


TRASTORNOS  AUTISTAS  DEL  CONTACTO  AFECTIVO  

Leo  Kanner    
Articulo  original:  Kanner,  L.  (1943).  Autistic  disturbances  of  affective  contact.  
Nervous  Child  2.    

Traducción:  Matilde  Pelegrí     

 Desde   1938,   nos   ha   llamado   la   atención   la   cantidad   de   niños   cuya   condición   difiere   de   manera  tan  marcada  y  singular  de  cualquier  otra  conocida  hasta  ahora,  cada  caso  merece  -­‐  y   espero   que   con   el   tiempo   reciba   -­‐   una   consideración   detallada   por   sus   fascinantes   peculiaridades.      Por   razones   inevitables   de   espacio   hacemos   una   presentación   condensada   del  material  de  los  casos.  Por  la  misma  razón,    también  se  han  omitido  las  fotografías.  Puesto   que  ninguno  de  los  niños  del  grupo  ha  superado  la  edad  de  11  años  este  debe  considerarse   como  un  informe  preliminar,  que  se  ampliara  a  medida  que  los  pacientes  crezcan  y  se  realice   una  observación  posterior  de  su  desarrollo.       

Caso  1      

A  Donald  T.  le  vimos  por  primera  vez  en  octubre  de  1938,  a  la  edad  de  cinco  años  y  un  mes.   Antes   de   que   llegara   la   familia   desde   su   ciudad   natal,   el   padre   envió   una   historia   escrita   a   máquina   de   33   páginas   que,   aunque   estaba   llena   de   muchos   detalles   obsesivos,   era   una   muestra   excelente   de   los   antecedentes   de   Donald.   Donald   nació   a   término   el   8   de   Septiembre   de   1933.   Pesó   casi   3   Kg.   Fue   alimentado   con   pecho   materno   y   alimentación   suplementaria   hasta   el   final   del   octavo   mes;   hubo   frecuentes   cambios   de   fórmulas.   «La   comida»,  dice  el  informe,  «siempre  ha  sido  un  problema  para  él.  Nunca  ha  tenido  un  apetito   normal.  Ver  a  los  niños  comiendo  dulces  o  helados  nunca  le  ha  supuesto  una  tentación».  La   dentición  se  desarrolló  satisfactoriamente.  Empezó  a  andar  a  los  13  meses.        A   la   edad   de   un   año   «podía   tararear   y   cantar   muchas   melodías   con   precisión».   Antes   de   cumplir   los   dos   años,   tenía   «una   memoria   inusual   para   las   caras   y   los   nombres,   sabía   los   nombres   de   muchas   casas»   en   su   ciudad   natal.   «Su   familia   le   estimuló   a   aprender   y   recitar   poemas  cortos,  e  incluso  se  aprendió  el  Salmo  XXIII  y  veinticinco  preguntas  y  respuestas  del   Catecismo   Presbiteriano».   Los   padres   observaron   que   «   aprendía   a   hacer   preguntas   o   a   responderlas,   sólo   si   estas   pertenecían   a   rimas   o   cosas   de   este   estilo   y,   a   menudo,   no   preguntaba  más  que  con  palabras  aisladas».  Su  articulación  era  clara.  Llegó  a  interesarse  por   las   ilustraciones   y   muy   pronto   sabía   un   número   excesivo   de   láminas   de   una   serie   de   la   Enciclopedia  Compton.  “Conocía  los  retratos  de  los  presidentes”  y  conocía  la  mayoría  de  los   retratos   de   sus   antepasados   y   parientes   por   ambas   ramas   de   la   familia».   Aprendió   rápidamente   el   alfabeto   entero   «tanto   hacia   adelante   como   hacia   atrás»,   y   a   contar   hasta   100.        Se   observó   muy   pronto   que   estaba   más   feliz   cuando   se   le   dejaba   solo,   casi   nunca   lloraba   para   ir   con   su   madre,   no   se   daba   cuenta   del   regreso   de   su   padre   a   casa,   y   le   eran   indiferentes   las   visitas   de   los   familiares.   El   padre   resaltaba   especialmente   el   hecho   de   que   Donald  incluso  no  llegó  a  prestar  ninguna  atención  a  toda  la  parafernalia  que  rodea  a  Santa   Claus.   

Parece   estar   satisfecho   de   sí   mismo.   No   muestra   ninguna   reacción   aparente   cuando   se   le   acaricia.   No   observa   el   hecho   de   si   alguien   va   o   viene,   y   nunca   esta   contento   de   ver   a   su   padre,   a   su   madre,   o   a   cualquier   compañero   de   juego.   Parece   encerrado   en   su   caparazón   y   vivir  dentro  de  sí  mismo.  En  una  ocasión,  sacamos  de  un  orfanato  a  un  niño  muy  agradable   de  su  misma  edad,  y  le  llevamos  a  casa  para  pasar  el  verano  con  Donald,  pero  Donald  jamás   le   hizo   ninguna   pregunta,   ni   le   contestó,   y   nunca   se   puso   a   jugar   con   él.   Rara   vez   viene   cuando  se  le  llama,  hay  que  cogerle  y  llevarle  a  donde  tenga  que  ir.    
   A  los  dos  años  «desarrolló  la  manía  de  hacer  girar  bloques,  cazos  y  otros  objetos  redondos».   Al   mismo   tiempo,   rechazaba   los   vehículos   autopropulsados,   como   cochecitos,   triciclos   y   columpios.  Todavía  le  dan  miedo  los  triciclos,  y  parece  que  le  entra  casi  pánico  cuando  se  le   obliga   a   montar   en   ellos,   en   ese   momento   intenta   agarrarse   a   la   persona   que   le   esta   ayudando.   Este   verano   [1937]   le   compramos   un   tobogán   y   la   primera   tarde,   mientras   los   demás   niños   se   deslizaban   por   él,   Donald   no   se   acercó,   y   cuando   le   pusimos   para   que   se   deslizara   parecía   paralizado   por   el   miedo.   Sin   embargo,   a   la   mañana   siguiente,   cuando   no   había  nadie  presente,  salió,  subió  la  escalera  y  se  deslizó,  y  desde  entonces  lo  ha  hecho  con   frecuencia,   pero   sólo   cuando   no   hay   ningún   otro   niño   junto   a   él   para   deslizarse....Siempre   estaba   feliz   y   ocupado   entreteniéndose   sólo,   pero   se   enfadaba   si   se   le   insistía   en   jugar   con   ciertas  cosas.        Cuando  se  le  interrumpía  tenía  rabietas,  durante  las  cuales  era  destructivo.  Tenía  «un  miedo   terrible  a  ser  pegado  o  azotado»,  pero  «no  podía  asociar  su  mala  conducta  con  su  castigo».        En   agosto   de   1937,   ingresaron   a   Donald   en   el   preventorio   de   la   tuberculosis   para   proporcionarle   «un   cambio   de   ambiente».   Mientras   estuvo   allí,   no   mostró   «   ninguna   inclinación      por      jugar   con   otros   niños,   ni   por   hacer   las   cosas   en   las   que   normalmente   los   chicos   de   su   edad   están   interesados».   Ganó   peso,   pero   desarrolló   el   hábito   de   agitar   la   cabeza  de  lado  a  lado.  Continuó  haciendo  girar  objetos,  y  saltaba  extasiado  mientras  los  veía   girar.  Presentaba  una  abstracción  mental  que  le  hacía  olvidarse  por  completo  de  todo  lo  que   le   rodeaba.   Parece   estar   siempre   pensando   y   pensando,   y   para   atraer   su   atención   casi   se   requiere  romper  una  barrera  mental  entre  su  conciencia  interna  y  el  mundo  exterior.        El   padre,   a   quien   Donald   se   parece   físicamente,   es   un   abogado   de   éxito,   meticuloso   y   trabajador,  que  ha  tenido  dos  «crisis  nerviosas»  por  exceso  de  trabajo.  Siempre  se  tomó  en   serio   sus   enfermedades,   guardando   cama   y   siguiendo   escrupulosamente   las   órdenes   de   los   médicos,   incluso   por   el   resfriado   más   insignificante.   «Cuando   camina   por   la   calle,   esta   tan   absorto  en  sus  pensamientos  que  no  ve  nada  ni  a  nadie,  y  no  puede  recordar  nada  sobre  el   paseo».   La   madre,   graduada   universitaria,   es   una   mujer   tranquila   y   capaz,   de   la   cual   su   marido   se   siente   ampliamente   superior.      Tuvieron   un   segundo   hijo,   un   niño,   el   22   de   mayo   de  1938.        Cuando  se  examinó  a  Donald  en  la  Harriet  Lane  Home,  en  octubre  de  1938,    le  encontraron   en   buenas   condiciones   físicas.   Durante   la   observación   inicial,   y   en   un   estudio   de   dos   semanas   realizado   por   los   doctores   Eugenia   S.   Cameron   y   George   Frankl   en   la   Child   Study   Home  de  Maryland,  se  obtuvo  el  siguiente  cuadro:        Presentaba   una   limitación   muy   marcada   de   actividad   espontanea.   Deambulaba   sonriendo,   haciendo   movimientos   estereotipados   con   sus   dedos,   cruzándolos   en   el   aire.   Balanceaba   la  
cabeza   de   lado   a   lado,   susurrando   o   murmurando   la   misma   melodía   de   tres   notas.   Hacía   girar  con  gran  placer  cualquier  cosa  de  la  que  pudiera  apoderarse  para  tal  fin.  Tiraba  objetos   al   suelo,   y   parecía   deleitarse   con   los   ruidos   que   producían.   Ordenaba   bolitas,   palitos   o   bloques   en   grupos   de   diferentes   series   de   colores.   Cuando   terminaba   una   de   estas   actividades,   chillaba   y   saltaba   de   arriba   a   abajo.   Aparte   de   esto,   no   mostraba   ninguna   iniciativa,  y  requería  instrucciones  constantes  (de  su  madre)  para  realizar  cualquier  actividad   distinta  de  las  pocas  en  las  que  estaba  absorto.    
La   mayoría   de   sus   acciones   eran   repeticiones,   llevadas   a   cabo   exactamente   de   la   misma   forma  en  la  que  se  habían  realizado  en  un  principio.  Si  hacía  girar  un  cubo,  siempre  tenía  que   comenzar   con   la   misma   cara   en   la   parte   superior.   Cuando   ensartaba   botones,   siempre   los   ordenaba  en  una  cierta  secuencia  que  no  tenía  una  regla  determinada,  pero  que  resultó  ser   el  orden  que  utilizó  su  padre  al  enseñarselo  por  primera  vez.        Tenía  también  innumerables  rituales  verbales  recurrentes  a  lo  largo  del  día.  Cuando  deseaba   bajarse  de  la  cama,  después  de  una  siesta,  decía,  «Boo  [su  palabra  para  llamar  a  su  madre],   di  "Don,  ¿quieres  bajar?"».      Su  madre  le  complacería,  y  Don  diría:  «Ahora  di  "Bien"».        La  madre  lo  haría  y  Don  se  bajaba.  A  la  hora  de  comer,  repitiendo  algo  que  obviamente  se  le   había  dicho  a  menudo,  decía  a  su  madre,  «Di  "cómelo  o  no  te  daré  tomates,  pero  si  no  te  lo   comes,  te  daré  tomates"»  o  «Di  "Si  bebes  eso,  reiré  y  sonreiré"».        Y   su   madre   tenía   que   estar   de   acuerdo   porque   si   no   chillaba,   gritaba   y   ponía   en   tensión   todos  los  músculos  del  cuello.  Esto  sucedía  durante  todo  el  día  por  una  cosa  u  otra.  Parecía   experimentar  mucho  placer  al  exclamar  palabras  o  frases,  tales  como:  «crisantemo»;  «dalia,   dalia,   dalia»;   «negocio»;   «vid   enredadera»;   «el   derecho   esta   encendido,   el   izquierdo   esta   apagado»;   «a   través   de   las   oscuras   nubes   brillantes».   Expresiones   irrelevantes   como   estas   constituían   su   forma   habitual   de   hablar.   Parecía   estar   siempre   repitiendo   como   un   loro   lo   que   había   oído   que   le   decían   en   un   momento   u   otro.   Utilizaba   los   pronombres   personales   para  las  personas  a  las  que  estaba  citando,  imitándoles  incluso  la  entonación.  Cuando  quería   que  su  madre  le  quitara  el  zapato,  decía:  «Quítate  el  zapato».  Si  quería  bañarse,  decía:     «¿Quieres  bañarte?».        Las  palabras  tenían  para  él  un  significado  específicamente  literal  e  inflexible.  Parecía  incapaz   de   generalizar,   de   transferir   una   expresión   a   otro   objeto   o   situación   similares.   Si   ocasionalmente   lo   hacía,   era   una   sustitución,   que   se   «fijaba»   definitivamente   en   lugar   del   significado   original.   De   este   modo,   bautizó   a   cada   una   de   sus   acuarelas   con   el   nombre   de   una   de   las   quintillizas   de   Dionne:   Annete   para   la   azul,   Cecile   para   la   roja,   etc.   Después,   realizando   una   serie   de   mezclas   de   colores,   procedía   de   la   siguiente   manera:   «Annete   y   Cecile  dan  púrpura».        La   petición   coloquial   de   «put   that   down»   [baja   eso],   para   el   significaba   que   tenía   que   ponerlo  en  el  suelo.  Tenía  un  «vaso  para  la  leche»  y  un  «vaso  para  el  agua».  Cuando  echaba   la  leche  en  el  vaso  del  agua,  la  leche  se  convertía  así  en  «agua  blanca».       

La   palabra   «sí»   significó   durante   mucho   tiempo   que   quería   que   su   padre   le   subiera   a   hombros.   Esto   tenía   un   origen   claro.   Su   padre,   tratando   de   enseñarle   a   decir   «sí»   y   «no»,   una  vez  le  preguntó:  “¿Quieres  que  te  suba  a  hombros?».        Don  expresó  su  acuerdo  repitiendo  la  pregunta  literalmente,  en  forma  de  ecolalia.  Su  padre   le  dijo:  «Si  quieres  que  lo  haga,  di  "sí";  si  no  quieres,  di  "no"».  
     Don  dijo  «sí»  al  ser  preguntado,  pero  a  partir  de  entonces,  «sí»  pasó  a  significar  que  deseaba   que  le  subieran  a  los  hombros  de  su  padre.        No  prestaba  atención  a  las  personas  que  le  rodeaban.  Cuando  entraba  en  una  habitación,  no   tenía   en   cuenta   a   la   gente   e   inmediatamente   se   dirigía   a   los   objetos,   sobre   todo   hacia   los   que   podían   ser   girados.   Las   órdenes   o   acciones   de   las   que   no   podía   desentenderse,   eran   tomadas   como   intrusiones   inoportunas,   pero   nunca   se   enfadaba   con   la   persona   que   le   incordiaba.   Molesto,   apartaba   la   mano   que   se   interponía   en   su   camino   o   el   pie   que   pisaba   uno   de   sus   cubos,   refiriéndose   conjuntamente   al   pie   que   estaba   sobre   el   cubo   como   «paraguas».   Cuando   el   obstáculo   se   retiraba,   olvidaba   completamente   el   asunto.   No   prestaba   atención   a   la   presencia   de   otros   niños,   sino   que   seguía   con   sus   pasatiempos   favoritos,   alejándose   de   ellos   si   eran   tan   atrevidos   como   para   acercarse   a   él.   Si   un   chico   le   cogía  un  juguete,  lo  permitía  pasivamente.  Garabateaba  líneas  en  los  libros  de  dibujo  que  los   demás   niños   estaban   coloreando,   retirándose   o   tapándose   los   oídos   con   las   manos   si   le   amenazaban  enfadados.  La  única  persona  con  la  que  tenía  algún  contacto  era  su  madre,  que   incluso  pasaba  todo  su  tiempo  buscando  formas  de  mantenerle  jugando  con  ella.        Tras   su   regreso   a   casa,   la   madre   envió   informes   periódicos   sobre   su   evolución.   Aprendió   rápidamente  a  leer  con  fluidez,  y  a  tocar  melodías  sencillas  en  el  piano.  Comenzó,  cuando  se   podía   captar   su   atención,   a   responder   a   preguntas   «que   requerían   un   sí   o   un   no   por   respuesta».   Aunque   en   alguna   ocasión   empezó   a   hablar   de   sí   mismo   como   «yo»   y   de   la   persona   a   la   que   se   dirigía   como   «tu»,   continuó   durante   bastante   tiempo   con   la   inversión   pronominal.  Cuando,  por  ejemplo,  en  Febrero  de  1939,  tropezó  y  estuvo  a  punto  de  caerse,   dijo  de  sí  mismo:  «  No  te  has  caído».        Expresaba   perplejidad   ante   las   inconsistencias   del   deletreo:   «bite»   debería   ser   deletreado   «bight»  para  corresponderse  con  el  deletreo  de  «ligth».  Podía  pasarse  horas  escribiendo  en   la   pizarra.   Su   juego   se   volvió   más   imaginativo   y   variado,   aunque   todavía   era   bastante   ritualista.        Le   trajeron   de   nuevo   a   reconocimiento   en   mayo   de   1939.   Su   atención   y   concentración   habían   mejorado.   Mostraba   mejor   contacto   con   el   entorno,   y   algunas   reacciones   directas   ante   personas   y   situaciones.   Manifestaba   malestar   cuando   se   le   contrariaba;   reclamaba   los   premios   prometidos   y   evidenciaba   su   contento   si   se   le   alababa.   En   el   Child   Study   Home   fue   posible   obtener,   a   base   de   insistir   constantemente,   cierta   aceptación   de   la   rutina   diaria   y   cierto  grado  de  manejo  correcto  de  los  objetos.  Pero  todavía  seguía  escribiendo  letras  en  el   aire   con   los   dedos,   exclamando   palabras   -­‐   «punto   y   coma»;   «mayúscula»;   «doce,   doce»;   «Muerto,   muerto»;   «»podría   poner   una   comita   o   punto   y   coma»   -­‐,   masticando   papel,   poniéndose   comida   en   el   pelo,   tirando   libros   a   la   taza   del   W.C.,   metiendo   una   llave   en   el   desagüe,   subiéndose   encima   de   la   mesa   y   del   escritorio,   cogiendo   rabietas,   riéndose   y   murmurando   autísticamente.   Se   apoderó   de   una   enciclopedia,   aprendió   unas   quince  
palabras  del  índice,  y  anduvo  repitiéndolas  una  y  otra  vez.  Se  prestó  ayuda  a  su  madre  para   que  intentara  desarrollar  su  interés  y  participación  en  situaciones  de  la  vida  cotidiana.        Lo  que  sigue  son  extractos  de  cartas  enviadas  posteriormente  por  la  madre  de  Donald:  
Septiembre,   1939.   Sigue   comiendo,   lavándose   y   vistiéndose   solo,   únicamente   con   mi   insistencia   y   ayuda.   Esta   volviéndose   habilidoso,   construye   casas   con   bloques,   dramatiza   historias,   intenta   lavar   el   coche,   riega   las   flores   con   la   manguera,   juega   a   las   tiendas   con   comestibles,   trata   de   cortar   dibujos   con   las   tijeras.   Aún   ejercen   los   números   gran   atracción   para  él-­‐        Aunque   su   juego   esta   mejorando   de   forma   clara,   nunca   ha   hecho   preguntas   acerca   de   la   gente  y  no  muestra  interés  por  nuestras  conversaciones.  .  .  .  .        Octubre,  1939  [un  director  de  escuela,  amigo  de  la  madre,  había  accedido  a  admitir  a  Donald   en   el   primer   grado   de   su   escuela].   El   primer   día   les   resultó   muy   difícil,   pero   ha   mejorado   mucho   día   a   día.   Don   es   mucho   más   independiente,   quiere   hacer   muchas   cosas   por   sí   mismo.  Sigue  la  fila  correctamente,  contesta  cuando  se  le  llama,  y  es  más  dócil  y  obediente.   Nunca   cuenta   voluntariamente   ninguna   de   sus   experiencias   en   el   colegio,   y   tampoco   pone   pegas  para  ir....        Noviembre,   1939.   He   visitado   su   clase   esta   mañana   y   me   ha   sorprendido   ver   lo   bien   que   cooperaba   y   respondía.   Estaba   muy   callado   y   tranquilo,   y   escuchaba   lo   que   la   profesora   estaba  diciendo  aproximadamente  la  mitad  del  tiempo.  No  chilla  ni  corre  por  ahí,  sino  que  se   sienta   en   su   sitio   como   los   demás   niños.   La   maestra   comenzó   a   escribir   en   la   pizarra.   Esto   atrajo  inmediatamente  su  atención.  Ella  escribió:        Betty  puede  dar  de  comer  a  un  pez.        Don  puede  dar  de  comer  a  un  pez.        Jerry  puede  dar  de  comer  a  un  pez.        Cuando  le  llegó  su  turno,  se  levantó  y  rodeó  su  nombre  con  un  círculo.  Luego  dio  de  comer  a   un   pez   de   colores.   A   continuación,   se   dio   a   cada   niño   el   libro   de   lectura   de   la   semana,   lo   abrió   por   la   página   correcta,   siguiendo   las   instrucciones   de   la   profesora,   y   leyó   cuando   esta   le   mandó.   También   contestó   a   una   pregunta   sobre   los   dibujos.   Varias   veces,   cuando   estaba   contento,  dio  saltos  y  una  vez  agitó  la  cabeza  al  responder....        Marzo,   1940.   La   mejora   más   importante   que   noto   es   su   conciencia   de   las   cosas   que   le   rodean.   Habla   mucho   más   y   hace   bastantes   preguntas.   No   es   frecuente   que   de   forma   espontanea  me  cuente  cosas  de  la  escuela,  pero,  si  le  hago  preguntas  al  respecto,  responde   correctamente.   Participa   de   manera   real   en   los   juegos   con   los   demás   chicos.   Un   día   hizo   jugar   a   toda   la   familia   a   un   juego   que   acababa   de   aprender,   diciéndonos   a   cada   uno   lo   que   teníamos   que   hacer   exactamente.   Come   solo   mejor   y   es   más   capaz   de   hacer   cosas   por   sí   mismo....        Marzo,  1941.  Ha  mejorado  muchísimo,  pero  sus  dificultades  básicas  todavía  son  evidentes....  

En  abril  de  1941  trajeron  a  Donald  para  otro  reconocimiento.  Ignoró  la  invitación  a  entrar  en   el   despacho,   pero   se   dejó   guiar   complacido.   Una   vez   dentro,   ni   siquiera   lanzó   una   mirada   a   los   tres   médicos   presentes   (a   dos   de   ellos   los   recordaba   bien   de   sus   visitas   anteriores),   sino   que   inmediatamente   se   dirigió   al   escritorio   y   anduvo   manipulando   papeles   y   libros.   Al   principio,  contestaba  a  las  preguntas  con  una  respuesta  estereotipada,  «No  se».  Después,  se   procuró  papel  y  lápiz  y  dibujó  y  escribió  páginas  y  paginas,  llenándolas  de  letras  del  alfabeto   y   unos   pocos   dibujos   muy   sencillos.   Dispuso   las   letras   en   dos   o   tres   líneas,   leyéndolas   en   vertical   en   vez   de   en   sucesión   horizontal,   y   estaba   muy   contento   con   el   resultado.   Ocasionalmente   hacía   de   forma   espontanea   una   afirmación   o   pregunta:   «Voy   a   quedarme   durante  dos  días  en  el  Child  Study  Home».  Más  tarde  dijo,  «  ¿Dónde  esta  mi  madre?».        «  ¿Por  qué  la  quieres?»,  le  preguntamos.        «Quiero  abrazarla  por  el  cuello».        Utilizaba  los  pronombres  adecuadamente,  y  sus  frases  eran  gramaticalmente  correctas.        La   mayor   parte   de   su   «conversación»   consistía   en   preguntas   muy   obsesivas.   No   se   cansaba   nunca   de   buscar   variaciones:   “¿Cuantos   días   en   una   semana,   años   en   un   siglo,   horas   en   un   día,   horas   en   medio   día,   semanas   en   un   siglo,   siglos   en   medio   milenio?»,   etc.   etc.;   «   ¿Cuantas   pintas   en   un   galón,   cuantos   galones   para   llenar   cuatro   galones?».   Algunas   veces   preguntaba,   «   ¿Cuantas   horas   en   un   minuto,   cuantos   días   en   una   hora?»,   etc.   Parecía   pensativo   y   siempre   quería   una   respuesta.   En   ocasiones   transigía   momentáneamente   respondiendo  con  rapidez  a  alguna  otra  pregunta  o  requerimiento,  pero  enseguida  volvía  al   mismo   tipo   de   conducta.   Muchas   de   sus   respuestas   eran   metafóricas,   o   peculiares   en   algo.   Cuando  se  le  pidió  que  restara  cuatro  a  diez,  respondió:  «Dibujare  un  hexágono».        Era  aún  extremadamente  autista.  Su  relación  con  los  demás  se  había  desarrollado  sólo  para   pedir  ayuda  o  información.  Incluso  este  tipo  de  contacto  cesaba  en  el  momento  en  que  se  le   decía  o  daba  lo  que  había  solicitado.        Una  carta  de  su  madre  afirmaba  en  octubre  de  1942:        Don  todavía  se  muestra  indiferente  ante  mucho  de  lo  que  le  rodea.  Sus  intereses  cambian  a   menudo,  pero  siempre  esta  absorto  en  alguna  clase  de  asunto  tonto  o  sin  relación.      Su   rigidez   mental   es   aún   muy   marcada,   quiere   deletrear   las   palabras   tal   y   como   suenan,   y   pronunciar   las   letras   de   forma   consistente.   Recientemente   he   conseguido   que   Don   haga   algunas  tareas  domesticas  para  ganar  dinero  con  el  que  ir  al  cine.      Ahora  en  verdad  disfruta  con  las  películas,  pero  no  capta  el  hilo,  o  la  idea  de  una  historia.      Las   recuerda   en   el   orden   en   que   las   ve.   Otra   de   sus   aficiones   recientes   son   los   números   atrasados   de   la   revista   Time.   Encontró   el   primer   número   del   3   de   marzo   de   1923,   y   ha   intentado   hacer   una   lista   de   las   fechas   de   publicación   de   cada   número   desde   entonces.   Hasta   el   momento   ha   llegado   a   abril   de   1934.   Ha   calculado   la   cantidad   de   números   de   un   volumen  y  tonterías  por  el  estilo.  

Caso  2       

Nos   trajeron   a   Frederick   W.   el   27   de   mayo   de   1942,   a   la   edad   de   6   años,   con   la   queja   del   médico   de   que   «su   conducta   adaptativa   en   el   entorno   social   se   caracteriza   por   ser   a   su   vez   agresiva  como  de  retraimiento».  Su  madre  manifestaba:        El   niño   siempre   ha   sido   autosuficiente.   Podía   dejarle   solo   y   se   entretenía   muy   felizmente,   dando  vueltas,  cantando.  Nunca  he  observado  que  llorase  para  llamar  la  atención.  Tampoco   se   ha   interesado   por   jugar   al   escondite,   sino   que   hacía   rodar   una   pelota   de   un   lado   a   otro,   miraba   cómo   se   afeitaba   su   padre,   sostenía   la   caja   de   la   navaja   de   afeitar   y   luego   ponía   la   navaja  dentro,  colocaba  la  tapa  de  la  jabonera.  Nunca  fue  bueno  en  el  juego  cooperativo.  No   muestra   interés   en   jugar   con   las   cosas   normales   con   las   que   juegan   otros   chicos,   cualquier   objeto  que  tenga  ruedas.        Tiene   miedo   de   los   aparatos   mecánicos;   huye   de   ellos.   Solía   asustarle   mi   batidora,   y   se   queda   absolutamente   petrificado   con   el   aspirador.   Los   ascensores   son   una   experiencia   terrorífica  para  él.  Le  dan  miedo  las  peonzas.        Hasta  el  año  pasado,  ignoraba  casi  por  completo  a  los  demás.  Cuando  teníamos  invitados,  no   les  prestaba  ninguna  atención.  Miraba  con  curiosidad  a  los  niños  pequeños  y  después  se  iba   solo.   Actuaba   como   si   la   gente   no   estuviera   allí,   incluso   con   sus   abuelos.   Hace   un   año   aproximadamente,   empezó   a   mostrar   más   interés   en   observarles,   incluso   acercándose   a   ellos.   Pero,   en   general,   las   personas   le   resultan   un   obstáculo;   las   aparta   de   su   camino.   Si   alguien  se  le  acerca  demasiado,  le  aparta.  No  quiere  que  yo  le  toque  o  que  le  ponga  el  brazo   alrededor,  pero  el  sí  que  viene  y  me  toca  a  mí.        Hasta  cierto  punto  le  gusta  que  todo  este  igual.  En  una  de  las  estanterías  teníamos  tres  cosas   en   un   orden   determinado.   Cuando   lo   cambiábamos,   lo   reordenaba   y   lo   ponía   de   la   forma   anterior.   Aparentemente,   no   intenta   cosas   nuevas.   Después   de   observar   durante   mucho   tiempo,  lo  hace  todo  de  repente.  Quiere  estar  seguro  de  que  lo  hace  bien.        Dijo  al  menos  dos  palabras  [«Papa»  y  «Dora»,  el  nombre  de  la  madre]  antes  de  los  dos  años.   A  partir  de  entonces,  entre  los  dos  y  los  tres  años,  decía  palabras  que  parecían  salirle  como   por  sorpresa.  Las  pronunciaba  una  vez,  y  nunca  las  repetía.  Una  de  las  primeras  palabras  que   dijo   fue   «bata»   [los   padres   que   nunca   esperaban   que   contestara   a   las   preguntas   que   le   hacían,  se  quedaron  sorprendidos  cuando  una  vez  les  respondió  -­‐  «Sí»].  Alrededor  de  los  dos   años   y   medio   comenzó   a   cantar.   Cantaba   aproximadamente   veinte   o   treinta   canciones,   incluida   una   nana   francesa.   A   los   cuatro   años   trate   de   hacer   que   pidiera   las   cosas   antes   de   conseguirlas.  Tenía  más  fuerza  de  voluntad  que  yo  y  aguantaba  más  tiempo,  y  aunque  no  lo   consiguiera,  nunca  se  rendía.  Ahora  puede  contar  hasta  cien  y  leer  números,  pero  estos  no  le   interesan   en   su   aplicación   a   los   objetos.   Tiene   una   gran   dificultad   para   aprender   el   uso   correcto   de   los   pronombres   personales.   Cuando   recibe   un   regalo,   se   dice   a   sí   mismo:   «Tú   dices  "gracias"».        Juega  a  los  bolos  y,  cuando  los  ve  caer,  salta  con  gran  alegría.       

Frederick   nació   el   23   de   mayo   de   1936,   en   un   parto   de   nalgas.   La   madre   tuvo   «algún   problema   de   riñón»   y   se   le   hizo   una   cesárea   dos   semanas   antes   de   que   cumpliera   el   plazo.   Estuvo   bien   después   del   nacimiento.   No   presentó   problemas   de   alimentación.   La   madre   recordaba   que   nunca   le   vio   adoptar   una   postura   anticipatoria   cuando   ella   se   disponía   a   cogerle   en   brazos.   Se   sentó   a   los   siete   meses   y   anduvo   hacia   los   18.   Tuvo   algún   resfriado   ocasional,   pero   ninguna   otra   enfermedad.   No   tuvieron   éxito   los   intentos   de   llevarle   a   una   guardería:   «o   se   apartaba   y   se   escondía   en   un   rincón,   o   se   abría   paso   hasta   el   medio   del   grupo  y  se  mostraba  muy  agresivo».  
   El   niño   es   hijo   único.   El   padre,   de   44   años,   graduado   universitario   y   botánico,   ha   viajado   muchísimo   debido   a   su   trabajo.   Es   un   hombre   paciente,   de   temperamento   equilibrado,   ligeramente  obsesivo;  de  niño  no  habló  «hasta  tarde»  y  era  delicado  de  salud,  se  supone  que   «por   falta   de   vitaminas   en   la   dieta   que   había   en   África».   La   madre,   de   40   años,   graduada   universitaria,   trabajó   sucesivamente   como   secretaria   de   unos   médicos,   agente   de   compras,   directora   de   una   escuela   femenina   de   estudios   de   secretariado,   y,   en   una   ocasión,   como   profesora  de  Historia,  se  la  describe  como  saludable,  de  temperamento  equilibrado.        El   abuelo   paterno   organizó   expediciones   medicas   a   África,   estudió   medicina   tropical   en   Inglaterra,   y   llegó   a   ser   una   autoridad   en   minas   de   manganeso   en   Brasil,   fue   al   mismo   tiempo   decano   de   una   escuela   de   medicina   y   director   de   un   museo   de   arte   en   una   ciudad   americana,  y  esta  registrado  en  «Who  is  who»  bajo  dos  nombres  diferentes.  Desapareció  en   1911,  su  paradero  no  estuvo  claro  durante  25  años.  Después  se  supo  que  había  ido  a  Europa   y  se  había  casado  con  una  novelista,  sin  obtener  el  divorcio  de  su  primera  esposa.  La  familia   le   considera   como   «un   carácter   fuerte,   tipo-­‐genio,   que   quería   hacer   todo   el   bien   que   pudiera».        La   abuela   paterna   es   descrita   como   «una   misionera   fanática   donde   las   hubiera,   muy   dominante  y  difícil  de  tratar,  actualmente  monitora  en  el  sur,  en  un  colegio  para  alpinistas».        El  padre  es  el  segundo  de  cinco  hijos.  El  mayor  es  un  conocido  periodista  y  autor  de  un  best   seller.   Una   hermana   casada,   «muy   nerviosa   y   bastante   precoz»,   es   cantante.   Le   sigue   un   hermano   que   escribe   para   revistas   de   aventuras.   El   más   joven,   pintor,   escritor   y   comentarista  de  radio»,  no  habló  hasta  cerca  de  los  6  años,  y  las  primeras  palabras  que  dijo,   según  cuentan,  fueron  «Cuando  un  león  no  puede  hablar,  puede  silbar».        La   madre   comentó   de   sus   propios   parientes,   «Los   míos   son   gente   normal».   Su   familia   esta   establecida   en   una   ciudad   de   Wisconsin,   donde   el   padre   es   banquero;   su   madre   esta   «ligeramente   interesada»   en   los   trabajos   de   la   Iglesia,   y   sus   tres   hermanas,   todas   más   jóvenes  que  ella,  son  señoras  típicas  de  clase  media.     Se   admitió   a   Frederick   en   la   Harriet   Lane   Home   el   27   de   mayo   de   1942.   Parecía   estar   bien   alimentado.   El   perímetro   cefálico   era   de   21   pulgadas,   el   de   su   abdomen   21   pulgadas.   Las   regiones   occipital   y   frontal   eran   marcadamente   prominentes.   Tenía   un   pezón   de   más   en   su   axila   izquierda.   Los   reflejos   eran   lentos,   pero   presentes.   Todas   las   demás   observaciones,   incluyendo   examenes   de   laboratorio   y   rayos   X   de   su   cerebro,   eran   normales,   excepto   unas   amígdalas  grandes  e  irregulares.        Le  llevó  a  la  consulta  del  psiquiatra  una  enfermera,  que  después  salió  inmediatamente  de  la   habitación.  Su  expresión  facial  era  tensa,  algo  aprensiva,  y  daba  la  impresión  de  inteligencia.  

Caminó  sin  rumbo  durante  unos  momentos,  sin  manifestar  señales  de  percatarse  de  los  tres   adultos   presentes.   Luego   se   sentó   en   el   sofá,   emitiendo   sonidos   ininteligibles,   y   después,   bruscamente,   se   tumbó   mostrando   todo   el   tiempo   una   especie   de   sonrisa   como   de   estar   soñando.   En   los   casos   en   que   respondía   a   preguntas   u   órdenes,   lo   hacía   repitiéndolas   en   forma   de   ecolalia.   El   rasgo   más   llamativo   de   su   conducta   era   la   diferencia   entre   sus   reacciones   ante   los   objetos   y   ante   las   personas.   Los   objetos   le   absorbían   fácilmente,   y   mostraba   buena   atención   y   perseverancia   al   jugar   con   ellos.   Parecía   considerar   a   las   personas   como   intrusos   indeseados,   a   los   cuales   prestaba   tan   poca   atención   como   le   permitiesen.   Cuando   se   le   obligaba   a   responder,   lo   hacía   de   modo   breve   y   volvía   a   estar   absorto   en   sus   cosas.   Si   se   extendía   una   mano   delante   de   él   de   forma   que   no   pudiera   ignorarla,  jugaba  con  ella  fugazmente  como  si  fuera  un  objeto  aislado.  Sopló  una  cerilla  con   expresión  de  satisfacción  por  el  resultado,  pero  no  miró  a  la  persona  que  la  había  encendido.   Al   entrar   una   cuarta   persona   en   la   habitación,   se   refugió   durante   uno   o   dos   minutos   detrás   de   la   estantería,   diciendo,   «No   te   quiero»,   y   haciendo   gestos   para   que   se   alejara;   luego   continuó  jugando,  sin  prestar  más  atención  ni  a  esa  persona  ni  a  ninguna  otra.    
   Los   resultados   de   los   tests   (escala   de   ejecución   de   Grace   Arthur)   fueron   difíciles   de   evaluar   debido   a   su   falta   de   cooperación.   Lo   hizo   mejor   con   el   tablero   de   formas   de   Seguin   (el   tiempo   más   breve:   58   segundos).   En   la   prueba   de   completar   la   yegua   y   el   potro   parecía   guiarse   enteramente   por   la   forma,   hasta   el   punto   de   que   no   importaba   que   las   piezas   estuvieran   hacia   arriba   o   hacia   abajo.   Completó   el   triangulo,   pero   no   el   rectángulo.   Con   todos   los   tableros   de   formas   mostró   buena   perseverancia   y   concentración,   trabajando   con   ellos   de   forma   espontanea   y   con   interés.   Entre   prueba   y   prueba   deambulaba   por   la   habitación   examinando   diferentes   objetos   o   hurgando   en   la   papelera,   sin   importarle   las   personas  presentes.  Con  frecuencia  hacía  ruidos  de  succión  y,  ocasionalmente,  se  besaba  el   dorso  de  la  mano.  Se  quedó  fascinado  con  el  círculo  del  tablero  de  formas,  rodándolo  por  la   mesa  e  intentando,  con  algún  acierto  ocasional,  cogerlo  justo  antes  de  que  cayera.        Se  matriculó  a  Frederick  en  la  Devereux  School  el  26  de  septiembre  de  1942.        Caso  3       Richard   M.   fue   enviado   al   John   Hopkins   Hospital   el   5   de   febrero   de   1941,   a   los   tres   años   y   tres  meses,  alegando  sordera  ya  que  no  hablaba  ni  respondía  a  las  preguntas.  Después  de  su   admisión,  el  médico  interno  hizo  esta  observación:        El  niño  parece  bastante  inteligente.  Juega  con  los  juguetes  en  la  cama,  y  muestra  curiosidad   por  los  instrumentos  utilizados  en  el  examen.  Parece  bastante  autosuficiente  en  su  juego.  Es   difícil   asegurar   si   oye,   pero   da   la   impresión   de   que   sí.   Obedece   órdenes   como   «siéntate»   o   «túmbate»,  incluso  cuando  no  ve  al  que  habla.  No  presta  atención  a  la  conversación  que  hay   a  su  alrededor  y,  aunque  hace  ruidos,  no  dice  palabras  reconocibles.        Su   madre   trajo   consigo   numerosas   notas   que   indicaban   una   preocupación   obsesiva   por   los   detalles,   y   una   tendencia   obsesiva   a   atribuir   toda   clase   de   interpretaciones   particulares   sobre   las   actuaciones   de   su   hijo.   Observaba   (y   anotaba)   cada   gesto   y   cada   «aspecto»,   tratando   de   averiguar   su   significado   específico,   y,   al   final,   se   decidía   por   una   explicación   peculiar,   a   veces   muy   inverosímil.   De   esta   manera   acumuló   un   informe   que,   aunque   muy  elaborado  y  ricamente  ilustrado,  en  general  revelaba  más  su  propia  versión  de  lo  que  había   ocurrido  en  cada  momento,  que  lo  que  realmente  había  ocurrido.        El  padre  de  Richard  es  profesor  de  ingeniería  forestal  en  una  universidad  del  sur.  

El  esta  muy  inmerso  en  su  trabajo,  casi  hasta  el  punto  de  excluirse  de  los  contactos  sociales.   La  madre  es  graduada  universitaria.  El  abuelo  materno  es  médico,  y  el  resto  de  la  familia,  por   ambas   partes,   se   compone   de   profesionales   competentes.   El   hermano   de   Richard,   treinta   y   un  meses  menor  que  él,  es  descrito  como  un  niño  normal  y  bien  desarrollado.        Richard  nació  el  17  de  noviembre  de  1937.  El  embarazo  y  el  parto  fueron  normales.  Se  sentó   a  los  8  meses  y  anduvo  al  año.  Su  madre  comenzó  a  «entrenarle»  a  la  edad  de  tres  semanas,   dándole   un   supositorio   cada   mañana   «para   que   sus   intestinos   funcionaran   como   un   reloj».   La   madre,   al   comparar   a   sus   dos   hijos,   recordaba   que   mientras   el   más   pequeño   mostraba   una   activa   reacción   anticipatoria   al   ser   cogido   en   brazos,   Richard   no   había   manifestado   ningún  signo  fisonómico  o  postural  de  estar  preparado  para  ello,  y  no  había  logrado  ajustar   su   cuerpo   cuando   le   sostenía   ella   o   la   niñera.   La   nutrición   y   el   crecimiento   se   desarrollaron   de  forma  satisfactoria.  Después  de  la  vacuna  de  la  viruela,  a  los  doce  meses,  tuvo  un  ataque   de  diarrea  y  fiebre,  del  que  se  recuperó  en  algo  menos  de  una  semana.      En  septiembre  de  1940,  al  comentar  la  ausencia  de  habla,  la  madre  resaltaba  en  sus  notas:        “No  puedo  estar  segura  de  cuando  dejó  de  imitar  los  sonidos  de  las  palabras.  Parece  como  si   hubiera   ido   hacia   atrás   mentalmente,   de   forma   gradual,   durante   los   dos   últimos   años.   Hemos   pensado   que   era   debido   a   que   no   revelaba   lo   que   había   en   su   cabeza,   pero   que   estaba  allí.  Ahora  que  hace  tantos  sonidos  es  desconcertante,  porque  ya  es  evidente  que  no   puede   hablar.   Antes   yo   pensaba   que   podría   si   quisiera.   Me   daba   la   impresión   de   una   silenciosa   sabiduría....   Una   cosa   sorprendente   y   que   desanima   es   la   gran   dificultad   que   uno   encuentra  para  obtener  su  atención  “.        Se  dejó  llevar  sin  oponerse  a  la  consulta  del  psiquiatra  y  enseguida  se  enfrascó  en  un  activo   juego   con   los   juguetes,   sin   prestar   atención   a   las   personas   que   había   en   la   sala.   De   vez   en   cuando   miraba   a   las   paredes,   sonreía   y   emitía   unos   sonidos   breves,   potentes   y   entrecortados   -­‐«   ¡Ee,Ee,Ee!».Obedeció   una   orden   verbal   y   gestual   de   su   madre   para   que   se   quitara  las  zapatillas.  Al  darle  otra  orden,  esta  vez  sin  gestos,  repitió  la  petición  original  y  de   nuevo  se  quitó  las  zapatillas  (que  se  había  vuelto  a  poner).  Realizó  bien  el  tablero  de  formas   no  rotatorio,  pero  no  así  el  rotatorio.     Vimos   de   nuevo   a   Richard   a   la   edad   de   cuatro   años   y   cuatro   meses.   Había   crecido   considerablemente   y   ganado   peso.   Al   llevarle   a   la   sala   de   examen   gritó   y   armó   un   gran   alboroto,   pero   una   vez   que   cedió,   continuó   de   buena   gana.   Inmediatamente   se   puso   a   encender   y   apagar   las   luces.   No   mostró   interés   ni   por   el   examinador   ni   por   ninguna   otra   persona,  pero  le  atrajo  una  caja  pequeña  que  arrojó  como  si  fuera  una  pelota.        A  los  cuatro  años  y  11  meses  su  primer  movimiento  al  entrar  en  la  consulta  (o  cualquier  otra   sala)   fue   encender   y   apagar   las   luces.   Se   subió   a   una   silla   y   de   allí   a   la   mesa,   para   poder   alcanzar   el   interruptor   de   la   lampara   de   pared.   No   comunicó   sus   deseos   sino   que   se   puso   furioso   hasta   que   su   madre   adivinó   lo   que   quería   y   se   lo   facilitó.   No   tenía   contacto   con   las  personas,   a   las   que   consideraba   como   intrusos   cuando   le   hablaban   o   trataban   de   captar   su   atención  de  cualquier  otra  forma.        La  madre  se  sentía  incapaz  de  dominarle  por  más  tiempo  y  le  llevaron  a  una  casa  de  acogida,   cerca   de   Annapolis,   con   una   mujer   que   había   mostrado   un   gran   talento   para   tratar   niños   difíciles.   Hace   poco   esta   mujer   le   oyó   decir   claramente   sus   primeras   palabras   inteligibles.   Fueron:  «Buenas  noches».    
  
Caso  4      

Paul   G.   fue   enviado   en   marzo   de   1941   a   la   edad   de   cinco   años,   para   una   evaluación   psicométrica   de   lo   que   pensaban   que   era   un   déficit   intelectual   severo.   Había   asistido   a   una   guardería   privada,   donde   su   lenguaje   incoherente,   su   incapacidad   de   adaptación,   y   sus   reacciones   ante   cualquier   interferencia   con   expresiones   de   rabia,   daban   la   impresión   de   debilidad  mental.        Paul,  hijo  único,  había  venido  a  este  país  desde  Inglaterra  con  su  madre,  aproximadamente  a   los   dos   años.   Su   padre,   un   ingeniero   de   minas   del   que   se   cree   que   ahora   esta   en   Australia,   había  abandonado  a  su  esposa  poco  antes,  después  de  varios  años  de  infeliz  matrimonio.  La   madre,   supuestamente   graduada   universitaria,   una   mujer   inquieta,   inestable   y   muy   nerviosa,   proporcionó   una   historia   vaga   y   flagrantemente   contradictoria   del   ambiente   familiar   y   del   desarrollo   del   niño.   Dedicó   mucho   tiempo   a   resaltar   e   ilustrar   sus   esfuerzos   para   hacer   que   Paul   sea   inteligente,   enseñándole   a   memorizar   poemas   y   canciones.   A   los   tres  años  sabía  las  letras  de  más  de  37  canciones,  y  diferentes  y  variadas  rimas  infantiles.        Nació   con   normalidad.   Vomitó   mucho   durante   su   primer   año   y   se   cambiaron   frecuentemente,   y   con   poco   éxito,   las   formas   de   alimentación.   Cesó   de   vomitar   cuando   empezó   a   tomar   alimentos   sólidos.   Le   salieron   los   dientes,   sostuvo   la   cabeza,   se   sentó,   anduvo   y   estableció   el   control   de   esfínteres   a   la   edad   normal.   Tuvo   sarampión,   varicela,   y   tosferina  sin  complicaciones.  Le  extrajeron  las  amígdalas  a  los  tres  años.  En  el  examen  físico   se  le  descubrió  fimosis  como  única  anomalía  respecto  a  su,  por  otra  parte,  buena  salud.        Los  siguientes  rasgos  se  observaron  durante  sus  visitas  a  la  clínica,  durante  cinco  semanas  de   residencia  en  un  hogar  de  acogida,  y  unos  pocos  días  que  se  quedó  en  el  hospital.        Paul   era   delgado,   bien   formado,   atractivo,   su   rostro   parecía   inteligente   y   animado.   Tenía   buena  destreza  manual.  Rara  vez  respondía  cuando  se  dirigían  a  él,  aunque  se  le  llamara  por   su  nombre.  En  una  ocasión  recogió  un  bloque  del  suelo  al  pedírselo.  Una  vez  copió  un  círculo   inmediatamente   después   de   que   fuera   dibujado   delante   de   él.   Algunas   veces   un   enérgico   «¡No¡»   le   hacía   interrumpir   su   actividad   en   ese   momento.   Pero   normalmente,   cuando   se   le   hablaba,   continuaba   con   lo   que   estuviera   haciendo   como   si   no   se   le   hubiera   dicho   nada.   En   cambio,   nunca   se   tenía   la   impresión   de   que   fuera   desobediente   a   propósito   o   en   sentido   opuesto.   Obviamente   se   hallaba   tan   distante   que   lo   que   se   le   decía   no   le   llegaba.   Siempre   estaba  ocupado  de  forma  muy  activa  en  algo  y  parecía  estar  sumamente  satisfecho,  a  no  ser   que   alguien   intentara   de   forma   persistente   interrumpir   las   que   había   elegido.   Entonces,   primero   trataba   de   apartarse   con   impaciencia,   y   si   no   lo   lograba,   gritaba   y   pataleaba   completamente  enfurecido.       
Existía   un   remarcable   contraste   entre   sus   relaciones   con   las   personas   y   con   los   objetos.   Al   entrar   en   la   habitación,   iba   inmediatamente   tras   de   los   objetos   y   los   utilizaba   de   forma   correcta.   No   era   destructivo   y   los   trataba   con   cuidado,   incluso   con   afecto.   Cogió   un   lápiz   y   garabateó  en  un  papel  que  encontró  en  la  mesa.  Abrió  una  caja,  sacó  un  teléfono  de  juguete   cantando   una   y   otra   vez:   «Quiere   el   teléfono»,   y   se   paseó   por   la   sala   con   el   auricular   y   el   receptor   en   posición   correcta.   Se   hizo   con   unas   tijeras   y   paciente   y   hábilmente   cortó   una   hoja   de   papel   en   trozos   pequeñitos,   cantando   muchas   veces   la   frase:   «Cortando   papel».   Cogió  una  locomotora  de  juguete  y  corrió  alrededor  de  la  habitación,  manteniéndola  en  alto   y   cantando   una   y   otra   vez:   «La   locomotora   esta   volando».   Mientras   estas   expresiones   realizadas  siempre  con  la  misma  inflexión,  estaban  ligadas  claramente  a  sus  acciones,  emitía   otras   que   no   podían   vincularse   a   situaciones   inmediatas.   Estos   son   algunos   ejemplos:   «La   gente   en   el   hotel»;   «   ¿Te   hiciste   daño   en   la   pierna?»;   «Se   acabaron   los   caramelos,   el   caramelo   esta   vacío»;   «Te   caerás   de   la   bicicleta   y   te   golpearas   la   cabeza».   Sin   embargo,   alguna  de  estas  exclamaciones  podría  estar  claramente  relacionada  con  experiencias  previas.   Acostumbraba  a  decir  casi  a  diario,  «No  tires  al  perro  por  el  balcón».  Su  madre  se  acordaba   de   que   le   había   dicho   estas   palabras   sobre   un   perro   de   juguete   cuando   todavía   vivían   en   Inglaterra.   Al   ver   una   sartén   exclamaba   invariablemente:   «Pedro-­‐comedor».   La   madre   recordaba   que   esta   particular   asociación   había   comenzado   cuando   tenía   dos   años   y   a   ella,   por   casualidad,   se   le   cayó   una   sartén   mientras   le   estaba   recitando   la   rima   infantil   «Pedro,   Pedro,   comedor   de   calabazas».   Las   repeticiones   de   advertencias   sobre   lesiones   corporales   constituían  la  mayor  parte  de  sus  expresiones.    

Ninguno   de   estos   comentarios   intentaba   tener   valor   comunicativo.   Por   su   parte,   no   había   vínculo   afectivo   con   las   personas.   Se   comportaba   como   si   la   gente   en   sí   no   importara   o   existiera.  No  había  ninguna  diferencia  entre  hablarle  de  forma  amistosa  o  con  dureza.  Nunca   miraba   a   la   cara   de   las   personas.   Cuando   tenía   alguna   relación   con   los   demás   los   trataba,   o   más  bien  trataba  a  las  partes  de  ellos,  como  si  fueran  objetos.  Utilizaría  su  mano  para  que  le   guiara.  A  veces,  al  jugar,  golpeaba  su  cabeza  contra  su  madre,  igual  que  en  otras  ocasiones  lo   hacía   con   la   almohada.   Permitía   que   las   manos   de   su   cuidadora   le   vistieran,   sin   prestarle   la   más  mínima  atención  a  ella.  Cuando  estaba  con  otros  chicos  les  ignoraba  y  se  iba  tras  de  sus   juguetes.        Su   pronunciación   era   clara   y   poseía   un   buen   vocabulario.   La   construcción   de   frases   era   satisfactoria,   con   una   excepción   significativa:   nunca   usaba   el   pronombre   de   primera   persona,   ni   se   refería   a   sí   mismo   como   Paul.   Todas   las   declaraciones   relacionadas   con   el   mismo   las   hacía   en   segunda   persona,   como   repeticiones   literales   de   cosas   que   se   le   habían   dicho  con  anterioridad.  Expresaría  su  deseo  de  caramelos  diciendo  «Tú  quieres  caramelos».   Apartaba   su   mano   de   un   radiador   caliente   diciendo   «Tú   te   haces   daño».   En   ocasiones   repetía  como  un  papagayo  las  cosas  que  se  le  decían.        No  se  le  pudo  realizar  una  evaluación  formal,  pero  ciertamente  no  se  le  podía  considerar  un   débil   mental   en   el   sentido   ordinario.   Después   de   oír   a   su   cuidadora   bendecir   la   mesa   tres   veces,  lo  repitió  sin  error  y  lo  recuerda  desde  entonces.  Sabía  contar  y  nombrar  los  colores.   Aprendió   rápidamente   a   identificar   sus   discos   favoritos   de   entre   un   gran   montón,   y   sabía   ponerlos  a  funcionar.        Su   cuidadora   relató   numerosas   observaciones   que   indicaban   una   conducta   compulsiva.   A   menudo  se  masturbaba  en  completo  abandono.  Corría  en  círculos  emitiendo  frases  de  forma  casi   extasiada.   Cogía   una   pequeña   manta   y   la   agitaba   continuamente,   gritando   encantado   «¡Ee,   Ee!».   Podía   seguir   de   este   modo   durante   largo   tiempo,   y   se   irritaba   mucho   si   se   le   interrumpía.   Todas   estas   y   muchas   otras   cosas   no   eran   sólo   repeticiones   sino   que   se   sucedían  día  tras  día  con  una  similitud  casi  fotográfica.  
    
Caso  5       

Trajeron   a   Barbara   K.   en   febrero   de   1942,   a   los   ocho   años   y   tres   meses   de   edad.   La   nota   escrita  por  su  padre  afirmaba:        Primera  hija,  nacida  con  normalidad  el  30  de  octubre  de  1933.  Tomó  el  pecho  muy  mal  y  se   le   dio   biberón   al   cabo   de   una   semana.   Dejó   de   tomar   cualquier   tipo   de   alimentación   a   los   tres  meses.  Hubo  que  alimentarla  por  intubación,  cinco  veces  diarias,  hasta  el  año.      Después   comenzó   a   comer,   aunque   con   gran   dificultad   hasta   los   18   meses.   Desde   entonces   ha   sido   buena   comedora,   le   gusta   probar   la   comida,   saborear,   y   ahora   es   aficionada   a   la   cocina.        Vocabulario   normal   a   los   dos   años,   pero   siempre   lenta   a   la   hora   de   ordenar   las   palabras   en   frases.   Excelente   habilidad   para   deletrear,   leer   y   buena   escritura,   pero   aún   tiene   dificultad   en  la  expresión  verbal.  El  lenguaje  escrito  ha  ayudado  al  verbal.  No  puede  con  la  aritmética,   excepto   como   acto   memorístico.   Repetitiva   de   bebe   y   obsesiva   ahora:   sostiene   objetos   en   las  manos,  se  lleva  cosas  a  la  cama,  repite  frases,  persevera  en  una  idea,  un  juego,  etc.,  le  da   vueltas   hasta   la   saciedad   y   pasa   a   otra   cosa.   Solía   hablar   utilizando   «tú»   para   ella   misma   y   «yo»   para   su   madre   o   para   mí,   como   si   estuviera   diciendo   las   cosas   tal   como   haríamos   nosotros  al  hablar  con  ella.        Muy   tímida,   temerosa   de   lo   que   varía   y   cambia,   del   viento,   de   los   animales   grandes,   etc.   Fundamentalmente  pasiva,  pero  a  veces  pasivamente  obstinada.  No  atiende,  hasta  el  punto   de   que   uno   se   pregunta   si   oye   (¡En   efecto,   oye   ¡).   No   tiene   ningún   espíritu   competitivo   ni   deseo  de  agradar  a  su  profesora.  Si  supiera  algo  más  que  cualquier  otro  de  la  clase  no  daría   ningún  indicio  de  ello,  simplemente  se  mantendría  callada,  quizás  ni  siquiera  escucharía.      En  el  campamento  del  verano  pasado  fue  aceptada,  aprendió  a  nadar,  se  mueve  con  mucha   gracia  en  el  agua  (antes  siempre  había  parecido  desgarbada  en  sus  movimientos),  superó  el   miedo  a  los  poneys,  jugaba  mejor  con  los  niños  de  5  años.  Durante  el  campamento  padeció   avitaminosis  y  malnutrición,  pero  casi  no  se  quejó  verbalmente.        El   padre   de   Barbara   es   un   eminente   psiquiatra.   Su   madre   es   una   mujer   bien   educada   y   amable.  Un  hermano  menor,  nacido  en  1937,  goza  de  buena  salud,  es  despierto  y  esta  bien   desarrollado.        Barbara  «daba  la  mano»  cuando  se  la  pedían  (ofreciendo  la  izquierda  al  llegar  y  la  derecha  al   irse),   simplemente   alzando   una   mano   sin   fuerza   en   la   dirección   aproximada   de   la   mano   ofrecida  por  el  examinador;  desde  luego  este  movimiento  carecía  de  la  intención  de  saludo.   Durante  toda  la  entrevista  no  hubo  ningún  indicio  de  contacto  afectivo.  Un  pinchazo  con  un   alfiler   tuvo   como   resultado   la   retirada   del   brazo,   una   mirada   temerosa   al   alfiler   (no   al   examinador),  y  la  emisión  de  la  palabra  «  ¡Duele¡»,  no  dirigida  a  nadie  en  particular.  

No   mostraba   interés   en   la   ejecución   de   los   tests.   El   concepto   de   test,   de   compartir   una   situación   o   experiencia,   parecía   extraño   para   ella.   Sacaba   la   lengua   y   jugaba   con   su   mano   como   si   lo   hiciera   con   un   juguete.   Atraída   por   un   bolígrafo   del   escritorio,   dijo:   «Bolígrafo   como  la  tuya  en  casa».  Despues,  al  ver  un  lápiz,  preguntó:  «¿Puedo  llevármelo  a  casa?».        Cuando  se  le  respondió  afirmativamente,  no  hizo  ningún  movimiento  para  cogerlo.  Se  le  dio   el  lápiz,  pero  lo  apartó  diciendo:  «No  es  mi  lápiz».        Hizo   lo   mismo   repetidamente   con   otros   objetos.   Varias   veces   dijo:   «Vamos   a   ver   a   mi   madre»  (que  estaba  en  la  sala  de  espera).        Leía   de   forma   excelente,   terminando   la   historia   del   fuego   de   Binet   para   los   10   años   en   33   segundos  y  sin  errores,  aunque  era  incapaz  de  reproducir  de  memoria  nada  de  lo  que  había   leído.   En   las   laminas   de   Binet   no   vio   (o   al   menos   no   lo   demostró)   ninguna   acción   o   relación   entre   los   elementos   aislados,   que   enumeraba   sin   dificultad.   Su   escritura   era   legible.   Su   dibujo   (hombre,   casa,   gato   sentado   sobre   6   patas,   calabaza,   motor)   era   poco   imaginativo   y   estereotipado.  Era  diestra  para  escribir  pero  utilizaba  la  mano  izquierda  para  todo  lo  demás,   era  zurda  de  pie  y  diestra  de  ojo.        Sabía   los   días   de   la   semana.   Comenzó   a   nombrarlos:   «Sábado,   domingo,   lunes»,   entonces   dijo:   «Vas   a   la   escuela»   (queriendo   decir   «los   lunes»),   y   luego   se   detuvo   como   si   hubiera   terminado.        A   lo   largo   de   todas   estas   actuaciones,   en   los   que   -­‐a   menudo   tras   varias   repeticiones   de   la   pregunta   o   de   la   orden   obedecía   casi   de   forma   automática,   garabateaba   espontáneamente   palabras:   «naranjas»;   «limones»;   «plátanos»;   «uvas»;   «cerezas»;   «manzanas»;   «albaricoques»;   «mandarinas»;   «pomelos»;   «zumo   de   sandía»;   a   voces,   las   palabras   se   entremezclaban   unas   con   otras,   y   obviamente   no   estaban   escritas   para   que   otros   las   leyeran.        Con   frecuencia   interrumpía   cualquier   «conversación»   referente   a   «transportes   de   motor»   y   «montar   a   caballo».   Ambas   cosas,   según   su   padre,   le   habían   preocupado   durante   bastante   tiempo.  Por  ejemplo,  decía:  «Yo  vi  transportes  de  motor»;  «vi  montar  a  caballo  cuando  iba  al   colegio».        Su   madre   comentó:   «Todo   lo   que   sobresale   de   algún   sitio   le   fascina,   como   una   chimenea   o   un   péndulo».   Su   padre   había   comentado   con   anterioridad:   «una   reciente   curiosidad   referente  a  lo  sexual  cuando  nos  bañamos,  y  un  interés  obsesivo  por  los  cuartos  de  baño».        Barbara   ingresó   en   las   Devereux   Schools,   donde   esta   haciendo   algunos   progresos   en   aprender  a  relacionarse  con  la  gente.       Caso  6        Virginia  S.  nació  el  13  de  septiembre  de  1931,  ha  vivido  en  una  escuela  estatal  de  formación   para   débiles   mentales   desde   1936,   excepto   durante   un   mes,   en   1938,   en   que   la   llevaron   a   una  escuela  de  sordos  para  «una  oportunidad  educacional».  La  Dra.  Esther  L.  Richard,  que  la vio  varias  veces,  reconoció  claramente  que  no  era  sorda  ni  débil  mental,  y  escribió  en  Mayo   de  1941:        Virginia   destaca   de   otros   chicos   [de   la   escuela   de   formación]   porque   es   absolutamente   diferente   de   cualquiera   de   ellos.   Es   pulcra   y   limpia,   no   juega   con   otros   niños,   y,   en   un   examen   a   simple   vista,   no   parece   ser   sorda   aunque   no   habla.   Se   entretiene   durante   horas   haciendo  puzles  y  no  se  mueve  hasta  que  no  los  completa.  La  he  visto  con  una  caja  llena  con   las   piezas   de   dos   puzles   intentando   averiguar   gradualmente   las   de   cada   uno.   Todas   las   observaciones   parecen   indicar   una   anormalidad   congénita,   que   se   manifiesta   como   si   fuese   más  una  anormalidad  de  la  personalidad  que  un  defecto  orgánico.  

Virginia,   la   menor   de   dos   hermanos   era   hija   de   un   psiquiatra   que   decía   de   sí   mismo   (en   diciembre  de  1941):  «Nunca  me  han  gustado  los  niños,  posiblemente  como  una  reacción  por   mi   parte   a   la   restricción   de   movimientos   que   suponen   (al   viajar),   y   a   otras   interrupciones   y   alteraciones  de  menor  importancia».        De  la  madre  de  Virginia,  su  marido  manifestaba:  «no  es  de  ninguna  manera  la  madre  típica.   Su  actitud  [hacia  un  niño]  es  mas  como  si  fuera  una  muñeca  o  un  animal  domestico  que  otra   cosa».        El   hermano   de   Virginia,   Philip,   cinco   años   mayor   que   ella,   cuando   nos   lo   mandaron   a   los   15   años  por  una  tartamudez  severa,  rompió  a  llorar  al  preguntarle  cómo  iban  las  cosas  en  casa,   y   sollozó:   «La   única   vez   que   mi   padre   ha   tenido   algo   que   ver   conmigo,   ha   sido   cuando   me   reñía  por  hacer  algo  mal».        Su   madre   ni   siquiera   contribuía   a   tanto.   Sentía   que   había   vivido   toda   su   vida   en   una   «atmósfera  fría»,  con  dos  extraños  inasequibles.        En   Agosto   de   1938,   el   psicólogo   de   la   escuela   de   formación   observó   que   Virginia   podía   responder  a  sonidos,  a  su  nombre,  y  a  la  orden  «Mira».        No   presta   atención   a   lo   que   se   le   dice,   pero   rápidamente   comprende   lo   que   se   espera   de   ella.  Sus  ejecuciones  indican  discriminación,  cuidado  y  precisión.        Con   los   ítems   no   verbales   del   test   de   Binet   y   del   Merril-­‐Palmer,   obtuvo   un   C.I.   de   94.   «Sin   ninguna   duda»,   comentó   el   psicólogo,   su   inteligencia   es   superior   a   esto...Es   callada,   seria,   tranquila.  No  la  he  visto  sonreír  una  sola  vez.  Se  retrae  en  sí  misma,  aislándose  de  los  demás.   Parece   estar   en   su   propio   mundo,   ajena   a   todo   excepto   a   lo   que   en   ese   momento   es   su   centro  de  interés.  Es  fundamentalmente  autosuficiente  e  independiente.  Cuando  los  demás   invaden  su  integridad,  los  tolera  con  indiferencia.  No  ha  habido  manifestaciones  amistosas  o   de   interés   por   las   personas.   Por   otra   parte,   encuentra   placer   en   la   relación   con   los   objetos,   mostrando  imaginación  e  iniciativa.  Típicamente,  no  hay  manifestaciones  de  afecto...        Nota   del   psicólogo   en   octubre   de   1939.   Hoy   Virginia   se   encontraba   como   en   casa   en   el   despacho.   Recordaba   (despues   de   más   de   un   año)   donde   estaban   guardados   los   juguetes   y   los  cogió.  No  se  la  pudo  persuadir  para  que  participara  en  las  pruebas,  ni  siquiera  esperaba  a   las   demostraciones   cuando   eran   necesarias.   Movimientos   rápidos   y   hábiles.   Ensayo   y   error   con   más   discernimiento.   Muy   pocos   movimientos   inútiles.   Al   pasar   otra   vez   un   test  inmediatamente  se  redujo  el  tiempo  y  el  número  de  errores  en  más  de  la  mitad.  Hay  veces,   la   mayoría,   en   las   que   esta   por   completo   ajena   a   todo   excepto   a   su   inmediato   foco   de   atención...       
Enero,   1940.   La   mayor   parte   del   tiempo   esta   callada,   puesto   que   siempre   ha   trabajado   y   jugado   sola.   No   ha   opuesto   resistencia   a   la   autoridad   ni   ha   causado   ningún   problema   especial.   Durante   las   actividades   de   grupo   se   intranquiliza   pronto,   se   retuerce,   y   quiere   marcharse   para   satisfacer   su   curiosidad   sobre   cualquier   cosa   en   otra   parte.   Emite   algunos   sonidos   vocálicos,   gritando   si   se   la   reprime   o   si   hay   demasiada   oposición   por   parte   de   otro   niño.   Murmura   para   sí   misma,   y   en   Diciembre   le   oí   tararear   perfectamente   un   villancico   mientras  estaba  pegando  cadenas  de  papel.  

Junio,  1940.  Las  niñas  del  colegio  han  dicho  que  Virginia  pronuncia  algunas  palabras  cuando   esta   en   la   cabaña.   Recuerdan   que   le   encanta   el   dulce   y   dice   «Chocolate»,   «Bombón»,   y   también  «Mama»  y  «Bebe».        Cuando   la   examinamos,   el   11   de   octubre   de   1942,   Virginia   era   una   chica   de   11   años   alta,   esbelta,   muy   bien   vestida.   Respondía   al   llamarla,   levantándose   y   acercándose,   sin   mirar   nunca   a   la   persona   que   la   llamaba.   Permaneció   indiferente,   mirando   al   espacio.   A   veces,   como   respuesta   a   las   preguntas,   murmuraba:   «Mama,   bebé».   Cuando   se   formaba   un   grupo   alrededor   del   piano,   con   un   chico   tocando   y   los   otros   cantando,   Virginia   se   sentaba   entre   ellos,  aparentemente  sin  percatarse  siquiera  de  lo  que  estaba  pasando,  y  daba  la  impresión   de   estar   absorta   en   sí   misma.   No   parecía   darse   cuenta   de   cuando   los   niños   dejaban   de   cantar.   Al   dispersarse   el   grupo,   no   cambió   su   posición   y   pareció   no   notar   el   cambio   de   escena.  Tenía  una  fisonomía  inteligente,  aunque  sus  ojos  poseían  una  expresión  vacía.                    

Caso  7       

Herbert  B.  fue  derivado  el  5  de  febrero  de  1941,  a  los  tres  años  y  dos  meses  de  edad.      Se   creía   que   tenía   un   serio   retraso   mental.   No   presentaba   anormalidades   físicas,   exceptuando  que  tenía  los  testículos  sin  descender.  Su  electroencefalograma  fue  normal.        Herbert   nació   el   16   de   noviembre   de   1937,   dos   semanas   antes   de   término,   mediante   cesárea;  pesó  aproximadamente  3,5  kg.  Vomitó  toda  la  comida  desde  el  nacimiento  hasta  el   tercer  mes.  Despues  los  vómitos  cesaron  casi  de  repente,  y  excepto  por  alguna  regurgitación   ocasional,  la  alimentación  continuó  de  forma  satisfactoria.        Según  la  madre  fue  «siempre  lento  y  tranquilo».  Durante  un  tiempo  creyeron  que  era  sordo   porque   «no   registraba   ningún   cambio   de   expresión   cuando   se   le   hablaba   o   cuando   había   otras  personas  con  el;  tampoco  hacía  ningún  intento  de  hablar  o  formar  palabras».  Sostuvo   la  cabeza  a  los  cuatro  meses  y  se  sentó  a  los  ocho,  pero  no  intentó  andar  hasta  los  dos  años,   cuando   de   repente   «empezó   a   caminar   sin   ningún   gateo   preliminar   ni   ayuda   de   sillas».   Persistentemente  rehusaba  tomar  líquidos  en  otra  cosa  que  no  fuera  un  recipiente  de  cristal.  

En  una  ocasión,  se  pasó  tres  días  en  el  hospital  sin  beber  nada  porque  le  ofrecían  la  bebida   en   tazas   de   metal.   «Le   asustaba   muchísimo   el   agua   de   lluvia,   los   quemadores   de   gas   y     muchas   otras   cosas».   Le   contrariaba   cualquier   cambio   en   sus   costumbres:   «si   nota   algún   cambio  se  irrita  mucho  y  llora».  Sin  embargo,  le  encantaba  subir  y  bajar  las  persianas,  hacer   trizas  las  cajas  de  cartón  y  jugar  con  los  trocitos  durante  horas,  y  abrir  y  cerrar  las  puertas.  
Los  padres  de  Herbert  se  separaron  poco  despues  de  su  nacimiento.  El  padre,  psiquiatra,  es   descrito   como   «un   hombre   de   inteligencia   poco   corriente,   sensible,   inquieto,   introspectivo,   que   se   toma   a   si   mismo   muy   en   serio,   no   interesado   en   las   personas,   mas   bien   viviendo   aislado  consigo  mismo,  y  bebedor  ocasional».  La  madre,  médico,  habla  de  ella  misma  como   «vital   y   extrovertida,   muestra   interés   por   la   gente   y   los   niños,   pero   poco   perspicaz   con   sus   problemas,   encuentra   mucho   mas   fácil   aceptar   a   los   demás   que   tratar   de   comprenderlos».   Herbert   es   el   más   pequeño   de   tres   hermanos,   el   segundo   es   un   chico   normal   y   de   buena   salud;   la   mayor,   Dorothy,   nacida   en   Junio   de   1934   despues   de   36   horas   de   parto,   parecía   despierta   y   sensible   de   pequeña   y   decía   muchas   palabras   a   los   18   meses,   pero   al   final   del   segundo  año  «no  mostró  mucho  progreso  en  sus  relaciones  de  juego  o  en  los  contactos  con   otras   personas».   Quería   que   la   dejasen   sola,   danzaba   en   círculos,   emitía   extraños   sonidos   con   la   boca,   e   ignoraba   completamente   a   las   personas,   excepto   a   su   madre,   a   la   que   se   agarraba  «con  pánico  y  agitación  generalizada».  (Su  padre  la  odiaba  de  forma  evidente).  «Su   lenguaje  era  muy  pobre  y  carecía  por  completo  de  expresión  de  ideas.  Tenía  dificultades  con   los   pronombres,   y   repetía   «tú»   y   «yo»   en   vez   de   usarlos   para   las   personas   apropiadas».   Primero   se   dijo   que   era   débil   mental,   luego   esquizofrénica,   pero   tras   la   separación   de   los   padres,   (los   niños   se   quedaron   con   la   madre),   «se   transformó».   En   la   actualidad   va   a   la   escuela,   donde   avanza   a   buen   ritmo;   habla   bien,   tiene   un   C.I.   de   108   y   -­‐   aunque   sensible   y   moderadamente  aprensiva  -­‐  se  interesa  por  la  gente  y  se  lleva  razonablemente  bien  con  ella.        Cuando   examinamos   a   Herbert   en   su   primera   visita,   mostraba   una   fisonomía   notablemente   inteligente   y   buena   coordinación   motora.   A   pesar   de   ciertos   límites,   mostraba   una   decisión   asombrosa  para  la  consecución  de  sus  propios  objetivos.   De   entre   un   conjunto   de   fichas,   instantáneamente   reconocía   las   que   estaban   pegadas   al   tablero  y  las  que  estaban  sueltas  y  se  podían  quitar.  Construía  una  torre  con  cubos  tan  alta  y   con  la  misma  habilidad  que  cualquier  otro  niño  de  su  edad,  o  incluso  mayor.  No  se  conseguía   apartarle   de   las   ocupaciones   elegidas   por   él.   Se   enfadaba   por   cualquier   interrupción,   empujando   a   los   intrusos   (sin   siquiera   mirarlos),   o   gritando   si   sus   empujones   no   surtían   efecto.        Le  vimos  de  nuevo  a  los  cuatro  años  y  siete  meses,  y  otra  vez  a  los  cinco  años  y  dos  meses.   Todavía  no  hablaba.  En  ambas  ocasiones  entró  en  la  sala  sin  prestar  la  más  mínima  atención   a   las   personas   que   estaban   en   ella.   Se   dirigió   al   tablero   de   formas   de   Seguin   e   inmediatamente   se   puso   a   colocar   las   figuras   en   sus   correspondientes   espacios,   sacándolos   de   un   modo   hábil   y   rápido.   Cuando   le   tocaban   las   figuras   lloriqueaba   con   impaciencia.   Cuando   se   le   retiraba   sigilosamente   alguna   figura,   notaba   su   ausencia   de   inmediato   y   se   enfadaba,   aunque   se   le   olvidaba   nada   mas   reponerla.   A   veces,   tras   calmarse   de   la   rabieta   originada  por  retirarle  el  tablero  de  formas,  saltaba  por  el  sofá  con  una  expresión  de  éxtasis   en   su   cara.   No   respondía   cuando   se   le   llamaba   o   se   le   dirigía   otro   tipo   de   palabras.   Estaba   completamente  absorto  en  lo  que  hacía  en  ese  momento.  Nunca  sonreía.  De  vez  en  cuando   emitía   sonidos   inarticulados   de   una   forma   monótona   y   cantarina.   En   una   ocasión,   acarició   con  suavidad  la  pierna  de  su  madre  y  le  tocó    con  los  labios.  Muy  frecuentemente  se  llevaba  a  la  boca  piezas  de  madera  y  otros  objetos.  Existía  una  conducta  fotográfica  (  ¿)  durante  las   dos   visitas,   con   una   importante   diferencia   de   que   a   los   cuatro   años   mostraba   aprensión,   se   retraía   cuando   se   encendía   una   cerilla,   mientras   que   a   los   cinco   años   reaccionaba   saltando   con  gran  entusiasmo.    
  
Caso  8      

A   Alfred   L.   le   trajo   su   madre   en   noviembre   de   1935,   a   la   edad   de   tres   años   y   medio,   con   la   siguiente  queja:        Gradualmente  ha  mostrado  una  marcada  tendencia  hacia  el  desarrollo  de  un  interés  especial   que   domina   completamente   sus   actividades   diarias.      No   habla   de   nada   mas   mientras   exista   ese   interés.   Se   impacienta   si   no   puede   dedicarse   a   él   (quiere   verlo,   estar   en   contacto,   dibujarlo),   y   es   difícil   obtener   su   atención   a   causa   de   su   preocupación...   También   manifestó   el   problema   de   una   excesiva   fijación   al   mundo   de   los   objetos,   y   fracasó   en   desarrollar   conciencia  social.        Alfred   nació   en   mayo   de   1932,   tres   semanas   antes   de   término.   Durante   los   dos   primeros   meses,   «su   alimentación   causó   una   considerable   preocupación,   pero   despues   ganó   peso   rápidamente   y   llegó   a   ser   un   bebé   excepcionalmente   grande   y   vigoroso».   Se   sentó   a   los   cinco  meses  y  anduvo  a  los  14.        El   desarrollo   del   lenguaje   fue   lento.   No   parecía   tener   interés   en   el.   Rara   vez   cuenta   experiencias.   Todavía   confunde   los   pronombres.   Nunca   hace   preguntas   en   forma   de   pregunta   (con   la   inflexión   adecuada).   Desde   que   habla   tiende   a   repetir   una   y   otra   vez   una   palabra  o  frase.  Casi  nunca  dice  una  frase  sin  repetirla.  Ayer,  mirando  un  dibujo,  dijo  muchas   veces:  «Algunas  vacas  están  en  el  agua».  Contamos  cincuenta  repeticiones,  despues  se  paró   tras  algunas  más  y  volvió  a  empezar.     Tenía  un  montón  de  «preocupaciones»:        Se   inquieta   cuando   ponemos   a   tostar   el   pan,   y   le   da   miedo   que   este   se   queme   y   le   haga   daño.   Se   disgusta   frente   a   la   puesta   del   sol.   Se   disgusta   porque   la   luna   no   aparece   siempre   en   el   cielo   por   la   noche.   Prefiere   jugar   solo;   se   aparta   de   un   aparato   tan   pronto   como   se   acerque   otro   niño.   Le   gusta   hacer   cosas   con   cajas   grandes   (por   ejemplo,   un   tranvía)   y   no   quiere  que  nadie  se  suba  o  le  moleste.        Cuando   se   le   impidió   la   conducta   infantil   de   chuparse   el   dedo   gordo   mediante   dispositivos   mecánicos,   lo   dejó   pero   en   su   lugar   se   metía   diversos   objetos   en   la   boca.   En   varias   ocasiones,   encontraron   piedrecillas   en   sus   deposiciones.   Poco   antes   de   su   segundo   cumpleaños   se   tragó   el   algodón   de   un   conejillo   de   pascua,   aspirando   parte   del   algodón,   de   manera   que   le   tuvieron   que   hacer   una   traqueotomía.   Pocos   meses   más   tarde   se   tragó   queroseno,  «aunque  sin  efectos  nocivos».        Alfred   era   hijo   único.   Su   padre,   que   tenía   30   años   cuando   nació,   «no   se   lleva   bien   con   la   gente,  es  suspicaz,  fácil  de  herir  e  irritable,  hay  que  arrastrarle  para  visitar  a  sus  amigos,  pasa   su   tiempo   libre   leyendo,   dedicándose   al   jardín   y   pescando».   Es   químico   y   graduado   en   una   escuela   de   derecho.   La   madre,   de   la   misma   edad,   es   «psicóloga   clínica»,   muy   obsesiva   y   nerviosa-­‐  Los  abuelos  paternos  murieron  pronto.  El  padre  fue  adoptado  por  un  sacerdote.  El  abuelo   materno,   psicólogo,   era   extremadamente   obsesivo,   tenía   numerosos   tics,   y   le   daba   por   «lavarse   continuamente   las   manos,   tener   pensamientos   obsesivos,   temor   a   estar   solo   y   temor   a   un   ataque   cardiaco».   La   abuela   «una   persona   nerviosa   y   explosiva,   ha   dado   conferencias,   ha   publicado   varios   libros   y   es   una   pertinaz   jugadora   de   solitarios,   muy   preocupada   por   los   asuntos   de   dinero».   Un   tío   materno   frecuentemente   se   escapaba   de   casa   y   de   la   escuela,   se   enroló   en   los   marines,   y   más   tarde   «se   adaptó   espléndidamente   al   comercio».    
La  madre  abandonó  al  marido  dos  meses  despues  del  nacimiento  de  Alfred.  El  niño  ha  vivido   con   ella   y   con   los   abuelos   maternos.   «En   la   casa   hay   una   guardería   y   un   jardín   de   infancia   (dirigidos   por   la   madre),   que   crea   cierta   confusión   al   chico».   Alfred   no   vio   a   su   padre   hasta   que   tuvo   tres   años   y   cuatro   meses,   al   decidir   la   madre   que   «debería   conocer   a   su   padre»   y   «dio  los  pasos  necesarios  para  que  el  padre  viniera  a  ver  al  niño».        Al   entrar   en   el   despacho   Alfred   no   prestó   atención   al   examinador.   Inmediatamente   localizó   un  tren  en  el  armario  de  los  juguetes,  lo  saco,  enganchó  y  desenganchó  los  vagones  de  una   forma   lenta   y   monótona.   Estuvo   diciendo   muchas   veces:   «Mas   tren   -­‐mas   tren   -­‐mas   tren».   «Contaba»   repetidamente   las   ventanas   de   los   vagones:   «una,   dos   ventanas-­‐una,   dos   ventanas-­‐una,  dos  ventanas-­‐cuatro  ventana,  ocho  ventanas,  ocho  ventanas».  No  hubo  forma   de   apartar   su   atención   de   los   trenes.   Se   intentó   pasar   el   test   de   Binet   en   una   habitación   donde  no  había  trenes.  Fue  posible,  con  muchas  dificultades,  sacarle  de  sus  preocupaciones   de   vez   en   cuando.   Por   fin   obedeció   la   mayoría   de   las   veces,   de   un   modo   que   indicaba   que   quería   deshacerse   de   tal   intrusión;   esto   se   repitió   con   cada   ítem   individual   de   la   tarea.   Finalmente  obtuvo  un  C.I.  de  140.        Su   madre   no   le   volvió   a   traer   despues   de   su   primera   visita,   debido   a   «su   continuo   malestar   frente   a   un   miembro   de   la   profesión   médica».   En   agosto   de   1938,   a   petición   nuestra,   envió   un  informe  escrito  de  su  desarrollo.  De  este  informa  citamos  los  siguientes  pasajes:        Le   llaman   lobo   solitario.   Prefiere   jugar   solo   y   evita   los   grupos   de   niños   cuando   juega.   No   presta   atención   a   los   adultos,   excepto   cuando   quiere   que   le   cuenten   un   cuento.   Evita   la   competición.   Se   lee   historias   sencillas   a   sí   mismo.   Tiene   mucho   miedo   de   hacerse   daño,   habla  mucho  sobre  el  uso  de  la  silla  eléctrica.  Le  dan  ataques  de  pánico  cuando  alguien  por   casualidad  le  tapa  la  cara.        Volvimos   a   ver   a   Alfred   en   junio   de   1941.   Sus   padres   habían   decidido   vivir   juntos.   Antes   de   eso,   el   chico   había   estado   en   once   escuelas   diferentes.   Había   guardado   cama   a   menudo   debido   a   resfriados,   bronquitis,   varicela,   infecciones   de   estreptococos,   erupciones   y   una   enfermedad   vagamente   descrita,   que   la   madre   -­‐   en   contra   de   lo   que   pensaban   varios   pediatras  -­‐  insistió  en  que  era  «fiebre  reumática».  Mientras  estuvo  en  el  hospital,  parece  que   se   comportó   «como   un   paciente   maníaco».   A   la   madre   le   gusta   llamarse   psiquiatra   y   hacer   diagnósticos   «psiquiátricos»   del   niño.   De   su   informe,   en   el   que   combinaba   la   enumeración   excesiva  de  ejemplos  detallados  con  «explicaciones»  que  intentaban  probar  la  «normalidad»   de  Alfred,  se  reunió  la  información  siguiente.        Había  empezado  a  jugar  con  niños  más  pequeños  que  él,  «utilizándoles  como  muñecos  -­‐eso   es   todo-­‐».   Le   habían   atiborrado   con   música,   teatro   y   recitales,   y   poseía   una   excelente  memoria  mecánica.  Aún  estaba  «terriblemente  absorbido  en  su  juego»,  no  quería  gente  a  su   alrededor,  simplemente  no  podía  relajarse:        Tenía  muchos  miedos,  casi  siempre  relacionados  con  ruidos  mecánicos  (picadoras  de  carne,   aspiradores,   tranvías,   trenes,   etc.).   A   menudo   acaba   con   un   interés   obsesivo   por   las   cosas   que  le  dan  miedo.  Ahora  le  da  miedo  el  tono  agudo  del  ladrido  de  los  perros.     Alfred  estuvo  extremadamente  tenso  durante  toda  la  entrevista  y  con  un  aspecto  muy  serio,   hasta   tal   punto   que,   de   no   ser   por   su   voz   juvenil,   podría   haber   dado   la   impresión   de   un   pequeño   viejo   preocupado   y   atormentado.   Al   mismo   tiempo,   estaba   muy   inquieto   y   mostraba   una   considerable   urgencia   en   el   habla,   que   no   tenía   ninguna   connotación   personal,   sino   que   consistía   en   preguntas   obsesivas   sobre   ventanas,   sombras,   cuartos   oscuros,   en   especial   la   sala   de   rayos   X.   Nunca   sonreía.   Ningún   cambio   de   tema   le   podía   apartar   del   de   la   luz   y   la   oscuridad.   Pero,   mientras   tanto,   contestó   a   las   preguntas   del   examinador,   las   cuales   a   menudo   tenían   que   ser   repetidas   varias   veces,   y   a   las   que   en   ocasiones   respondía   como   resultado   de   un   pacto   –   “Tú   respondes   mi   pregunta,   y   yo   responderé   a   las   tuyas».   Era   concienzudamente   específico   en   sus   definiciones.   Un   globo   «esta  hecho  de  un  revestimiento  de  goma  y  tiene  aire  dentro,  y  algunos  tienen  gas,  y  a  veces   suben  por  el  aire,  y  a  veces  se  sostienen  arriba,  y  cuando  tienen  un  agujero  explotan.  ¿No  es   cierto?   Un   tigre   «es   una   cosa,   animal,   rayado,   como   un   gato,   puede   arañar,   se   come   a   la   gente,  salvaje,  vive  en  la  jungla  y  a  veces  en  la  selva,  pero  mayormente  en  la  jungla.  ¿No  es   cierto?»  Esta  pregunta  «¿No  es  cierto?»  la  hacía,  definitivamente,  con  la  intención  de  que  se   contestara;  tenía  un  serio  deseo  de  que  le  asegurasen  que  la  definición  era  suficientemente   completa.     Con  frecuencia  manifestaba  confusión  respecto  a  los  significados  de  las  palabras.  Cuando  se   le   mostraba   un   dibujo   y   se   le   preguntaba:   «   ¿Acerca   de   que   trata   este   dibujo?»,   respondía:   «Gente  moviéndose”.        En   una   ocasión   se   detuvo   y   preguntó,   muy   perplejo,   por   qué   estaba   impreso   The   Johns   Hopkins   Hospital   en   todas   las   hojas   del   historial:   «   ¿Por   qué   tienen   que   ponerlo?».   Este   era   para  él  un  problema  de  gran  importancia,  que  requería  pensarlo  y  discutirlo  mucho.  Ya  que   los  historiales  se  hacían  en  el  hospital,  ¿por  qué  había  que  poner  el  nombre  en  cada  hoja,  si   la   persona   que   escribía   en   ellas   sabía   dónde   estaba   escribiendo?   El   examinador,   del   que   se   acordaba   muy   bien   de   su   visita   seis   años   antes,   era   para   él   ni   más   ni   menos   que   la   persona   de  la  que  esperaba  las  respuestas  a  sus  preguntas  obsesivas  sobre  la  oscuridad  y  la  luz.        Caso  9        La  madre  trajo  a  Charles  N.  el  2  de  febrero  de  1943,  a  los  cuatro  años  y  medio  de  edad,  con   la   principal   queja   de   que   «lo   que   más   me   molesta   es   que   no   puedo   comunicarme   con   mi   pequeño».   Comenzó   su   informe   diciendo:   «Estoy   intentando   firmemente   que   mis   observaciones   no   se   basen   en   conocimientos   profesionales,   que   se   han   instalado   ya   en   mi   propia  manera  de  pensar».        De   bebe   el   niño   era   inactivo,   «lento   y   flemático».   Permanecía   tumbado   en   la   cuna   mirando   sin  más.  Actuaba  como  si  estuviera  hipnotizado.  Parecía  concentrarse  en  hacer  una  sola  cosa   cada  vez.  Sospecharon  de  hipotiroidismo  y  le  dieron  extractos  de  tiroides,  sin  cambio  alguno   en  su  condición  general. 

Su   placer   y   aprecio   por   la   música   me   animaron   a   ponerle   discos.   Cuando   tenía   un   año   y   medio,   podía   discriminar   entre   18   sinfonías.   Reconocía   al   compositor   tan   pronto   como   empezaba   el   primer   movimiento.   Decía   «Beethoven».   A   la   misma   edad   más   o   menos,   comenzó   a   hacer   girar   juguetes,   tapones   de   botellas   y   de   tarros,   a   todas   horas.   Tenía   una   gran   destreza   manual   para   girar   cilindros.   Los   miraba,   se   excitaba   muchísimo   y   saltaba   extasiado.   Ahora   esta   interesado   en   reflejar   la   luz   de   los   espejos   y   en   atrapar   los   reflejos.   Cuando   tiene   interés   en   algo,   no   puedes   modificarlo.   No   presta   la   menor   atención   si   yo   entrase  en  la  habitación...        Lo   más   impresionante   es   su   distanciamiento   e   inaccesibilidad.   Camina   como   una   sombra.   Vive  en  su  propio  mundo,  donde  no  puede  ser  alcanzado.  No  se  relaciona  con  las  personas.   Pasó   una   temporada   citando   a   otra   persona;   nunca   ofrece   nada   por   iniciativa   propia.   Toda   su  conversación  consiste  en  una  réplica  de  lo  que  se  le  ha  dicho.  Solía  hablar  de  sí  mismo  en   segunda  persona,  ahora  utiliza  la  tercera  persona  a  veces;  diría:  «Quiere»  -­‐  nunca  «Quiero».        Es   destructivo,   a   los   muebles   de   su   habitación   parece   que   les   faltan   trozos.   Rompe   un   lápiz   de  color  morado  por  la  mitad  y  dice:  «Tenías  un  bonito  lápiz  de  color  morado  y  ahora  esta  en   dos  trozos.  Mira  lo  que  has  hecho».        Se   obsesionó   con   las   heces.   Las   escondía   en   cualquier   parte   (por   ejemplo,   en   cajones),   me   tomaba   el   pelo   si   yo   entraba   en   la   habitación,   «Te   ensuciaste   los   pantalones   y   ahora   no   podrás  tener  tus  lápices  de  colores».     Como  resultado  de  esto,  todavía  no  esta  entrenado  en  el  uso  del  W.C.  Nunca  se  mancha  en   la   guardería.   Siempre   lo   hace   cuando   viene   a   casa.   Lo   mismo   sucede   con   la   micción.   Esta   orgulloso  de  mojarse,  salta  embelesado  y  dice:  «Mira  el  gran  charco  que  ha  hecho».        Cuando   esta   con   otras   personas   no   las   mira.   En   el   pasado   mes   de   Julio   tuvimos   gente   en   casa.  Cuando  Charles  entraba  era  como  si  a  un  potro  se  le  hubiera  dejado  salir  del  encierro.   No  les  prestaba  atención,  pero  notaba  su  presencia.  Al  imitar  una  voz  y  al  cantar,  algunos  no   notaban   ninguna   anormalidad   en   el   niño.   En   la   escuela   nunca   se   involucra   en   un   grupo,   permanece   separado   del   resto   de   los   niños,   excepto   cuando   esta   en   la   asamblea;   si   hay   música  se  sitúa  en  primera  fila  y  canta.        Tiene   una   memoria   maravillosa   para   las   palabras.   Su   vocabulario   es   bueno,   a   excepción   de   los  pronombres.  Nunca  inicia  una  conversación,  siendo  esta  limitada  y  referida  únicamente  a   los  objetos.        Charles   nació   normalmente,   era   un   hijo   planificado   y   deseado.   Se   sentó   a   los   seis   meses   y   anduvo   antes   de   los   15   «simplemente   se   puso   de   pie   y   comenzó   a   andar   un   día,   sin   gateo   previo».  No  ha  tenido  ninguna  de  las  enfermedades  típicas  de  la  infancia.        Charles   es   el   mayor   de   tres   hermanos.   El   padre,   bachiller   superior,   es   comerciante   de   ropa;   se  le  describe  como  «una  persona  hecha  a  sí  misma,  amable,  tranquila  y  placida».  La  madre   tiene   «un   próspero   negocio,   un   despacho   de   reserva   de   entradas   de   teatro   en   Nueva   York,   de  una  notable  ecuanimidad».  Los  otros  dos  hijos  tenían  28  y  14  meses  cuando  Charles  visitó   la   Clínica.   La   abuela   materna,   «muy   dinámica,   enérgica,   hiperactiva,   casi   hipomaniaca»,   ha   escrito  y  compuesto  alguna  cosa.  Una  tía  materna,  «psiconeurótica,  muy  brillante,  propensa a   los   ataques   de   histeria»,   ha   escrito   poemas   y   canciones.   De   otra   tía   se   decía   que   era   «la   amazona  de  la  familia».  Un  tío  materno,  psiquiatra,  tiene  un  considerable  talento  musical.  A   los  familiares  paternos  se  les  describe  como  «gente  normal  y  corriente».       
Charles   era   un   chico   bien   desarrollado,   de   aspecto   inteligente,   que   gozaba   de   buena   salud   física.  Usaba  gafas.  Cuando  entró  en  la  consulta  no  prestó  la  menor  atención  a  las  personas   allí   presentes   (tres   médicos,   su   madre   y   su   tío).   Sin   mirar   a   nadie,   dijo:   «Dame   un   lápiz   »,   cogió   un   papel   de   la   mesa   y   escribió   algo   parecido   al   número   dos   (un   gran   calendario   de   mesa   mostraba   de   forma   destacada   el   número   dos;   el   día   era   el   2   de   febrero).   Había   traído   consigo   un   número   del   Readers   Digest,   y   estaba   fascinado   con   la   foto   de   un   bebé.   Dijo:   «Mira   el   gracioso   bebé»   innumerables   veces,   añadiendo   en   ocasiones:   «   ¿No   es   gracioso?   ¿No  es  dulce?».    

Cuando  se  le  quitó  el  libro  luchó  con  la  mano  que  lo  agarraba,  sin  mirar  a  la  persona  que  se   lo   había   cogido.   Al   pincharle   con   un   alfiler   dijo:   «¿Qué   es   esto?»,   y   contestó   a   su   propia   pregunta:  «Es  una  aguja».        Miró   tímidamente   al   alfiler   apartándose   de   futuros   pinchazos,   pero   en   ningún   momento   pareció  relacionar  el  pinchazo  con  la  persona  que  lo  sostenía.  Cuando  se  le  quitó  el  Readers   Digest  tirándolo  al  suelo  y  poniendo  un  pie  encima  de  él,  trató  de  quitar  el  pie  como  si  fuera   otro   objeto   suelto   que   interfería   su   objetivo,   de   nuevo   sin   mostrar   ninguna   preocupación   por   la   persona   a   la   que   el   pie   pertenecía.   Una   vez   se   volvió   hacia   su   madre   y   dijo   acaloradamente:  «Dáselo  a  ti  ».        Al  presentarle  el  tablero  de  formas  de  Seguin,  se  interesó  principalmente  por  los  nombres  de   las   formas   antes   de   colocarlas   en   los   huecos   correspondientes.   A   menudo   hacía   girar   las   formas,   saltando   con   excitación   mientras   se   movían.   Toda   su   ejecución   fue   muy   repetitiva.   Nunca   utilizó   el   lenguaje   como   medio   de   comunicación   con   las   personas.   Recordaba   nombres,   como:   «octágono»,   «rombo»,   «figura   rectangular»,   pero   a   pesar   de   todo   seguía   preguntando:  «  ¿Qué  es  esto?».        No   respondía   cuando   se   le   llamaba,   y   no   miraba   a   su   madre   cuando   ella   le   hablaba.   Al   quitarle   los   cubos,   chilló,   pataleó   y   lloro,   «Te   lo   daré»   (queriendo   decir   «dámelo).   Era   muy   hábil  en  sus  movimientos.      Charles  ingresó  en  las  Devereux  Schools.        Caso  10        A  John  F.  le  vimos  por  primera  vez  el  13  de  febrero  de  1940,  a  la  edad  de  dos  años  y  cuatro   meses.        El   padre   dijo:   «Lo   que   más   me   preocupa   es   la   dificultad   en   la   alimentación,   esto   es   lo   esencial,  y,  en  segundo  lugar,  su  lentitud  en  el  desarrollo.  Durante  los  primeros  días  de  vida   no   tomó   el   pecho   de   forma   satisfactoria.   Despues   de   15   días   se   le   cambió   al   biberón,   pero   tampoco   lo   tomaba   bien.   Es   una   larga   historia   la   referente   a   la   comida.   Hemos   intentado   absolutamente  todo.  Ha  sido  siempre  inmaduro.  A  los  20  meses  comenzó  a  andar.  Se  chupa  el   pulgar   y   rechina   los   dientes   con   frecuencia,   y   se   balancea   de   lado   a   lado   antes   de   dormirse.  Si  no  hacemos  lo  que  quiere  grita  y  chilla».        John   nació   el   19   de   septiembre   de   1937;   pesó   casi   4   kg.   Sufrió   frecuentes   hospitalizaciones   debido  a  los  problemas  de  alimentación.  No  le  encontraron  ningún  problema  físico,  excepto   que   la   fontanela   anterior   no   se   cerró   hasta   los   dos   años   y   medio.   Padeció   repetidos   resfriados  y  una  otitis  media,  que  requirió  una  miringotomía  bilateral.  
 John  fue  hijo  único  hasta  febrero  de  1943.  El  padre,  psiquiatra,  es  «una  persona  muy  placida   y   tranquila,   emocionalmente   estable,   el   elemento   apaciguador   de   la   familia».   La   madre,   bachiller  superior,  trabajó  de  secretaria  en  un  laboratorio  de  patología  antes  de  casarse.  «Es   un   tipo   de   persona   hipomaniaca;   lo   ve   todo   como   un   espécimen   patológico   en   vez   de   normal;  durante  el  embarazo  estuvo  muy  aprensiva,  con  temor  a  no  sobrevivir  al  parto».  La   abuela   paterna   es   «obsesiva   con   la   religión,   y   se   lava   las   manos   cada   pocos   minutos».   El   abuelo  materno  era  contable.        A   John   le   trajeron   a   la   consulta   sus   padres.   Anduvo   dando   vueltas   por   la   habitación,   constantemente   y   sin   rumbo   fijo.   Excepto   en   el   garabateo   espontaneo   nunca   relacionaba   conjuntamente   dos   objetos.   No   respondió   a   las   órdenes   más   simples,   salvo   cuando   sus   padres,   con   mucha   dificultad,   obtuvieron   los   gestos   de   adiós,   de   palmitas   y   del   escondite,   realizados  con  torpeza.  Su  actitud  habitual  hacia  los  objetos  era  arrojarlos  al  suelo.     Tres  meses  despues  su  vocabulario  mostraba  una  notable  mejora,  aunque  su  articulación  era   defectuosa.   Se   describieron   tendencias   obsesivas   leves,   como   apartar   la   primera   cucharada   que   se   le   daba   de   cada   plato.   Sus   excursiones   por   la   consulta   eran   ligeramente   más   intencionales.        Al  final  de  su  cuarto  año  era  capaz  de  entablar  un  tipo  muy  limitado  de  contactos  afectivos,  y   solamente   con   un   número   muy   reducido   de   personas.   Una   vez   que   tal   relación   se   había   establecido   tenía   que   continuar   exactamente   en   los   mismos   términos.   Construía   frases   elaboradas   y   gramaticalmente   correctas,   pero   empleaba   el   pronombre   de   la   segunda   persona   al   referirse   a   sí   mismo.   Utilizaba   el   lenguaje   no   como   medio   de   comunicación,   sino   principalmente  como  repetición  de  cosas  que  había  oído,  sin  alterar  el  pronombre  personal.   Tenía   una   marcadísima   tendencia   a   obsesionarse.   Las   rutinas   diarias   debían   realizarse   rígidamente;  el  más  leve  cambio  ocasionaba  estallidos  de  pánico.  Hacia  infinitas  repeticiones   de   frases.   Poseía   una   excelente   memoria   mecánica   y   podía   recitar   muchas   oraciones,   rimas   infantiles   y   canciones   «en   diferentes   idiomas»;   la   madre   hizo   mucho   hincapié   en   este   aspecto   y   estaba   orgullosa   de   estos   «logros»:   «Puede   distinguir   los   discos   por   el   color,   y   si   identifica  una  cara  del  disco,  recuerda  lo  que  hay  en  la  otra».        A   los   cuatro   años   y   medio   empezó   progresivamente   a   utilizar   los   pronombres   de   forma   correcta.   Aunque   su   interés   directo   se   centraba   únicamente   en   los   objetos,   se   esforzó   mucho  para  atraer  la  atención  del  examinador  (la  Dra.  Hilde  Bruch),  y  en  obtener  sus  elogios.        En  cualquier  caso,  nunca  se  dirigió  a  ella  directa  y  espontáneamente.  Quería  asegurarse  de  la   invariabilidad   del   entorno   manteniendo,   literalmente,   las   puertas   y   ventanas   cerradas.   Cuando   su   madre   abrió   la   puerta   «para   cortar   su   obsesión»,   se   puso   violento   para   cerrarla   de   nuevo,   y   finalmente,   al   interferirle   otra   vez,   rompió   a   llorar   desconsoladamente   y   totalmente  frustrado.  

Se   disgustaba   muchísimo   si   veía   algo   roto   o   incompleto.   Advirtió   dos   muñecas   a   las   que   antes  no  había  prestado  atención.  Vio  que  una  de  ellas  no  tenía  sombrero  y  se  agitó  mucho,   deambulando   por   la   habitación   en   su   busca.   Cuando   se   trajo   el   sombrero   de   otro   cuarto,   perdió  inmediatamente  todo  interés  por  las  muñecas.        A  los  cinco  años  y  medio  tenía  un  buen  dominio  del  uso  de  los  pronombres.  Había  empezado   a  comer  solo  satisfactoriamente.  Vio  una  fotografía  de  grupo  en  el  despacho  y  preguntó  a  su   padre:  «  ¿Cuando  van  a  salir  de  la  foto  y  entrar  aquí?»        Lo   decía   muy   seriamente.   Su   padre   comentó   algo   acerca   de   los   cuadros   que   tenían   en   casa   en  la  pared.  Esto  molestó  a  John  en  cierta  forma.  Corrigió  a  su  padre:  «Los  tenemos  cerca  de   la  pared»  («en»  aparentemente  significaba  para  el  «en  lo  alto  de»  o  «encima  de»).        Al   ver   un   penique   mencionó   «Penique.   Eso   es   donde   se   juega   a   los   bolos».   Le   habían   dado   peniques  cuando  tiraba  los  bolos  jugando  con  su  padre  en  casa.        Vio  un  diccionario  y  dijo  a  su  padre:  «¿Es  ahí  donde  dejaste  el  dinero?».        En   una   ocasión,   su   padre   había   guardado   dinero   en   un   diccionario   y   pidió   a   John   que   se   lo   dijera  a  su  madre.        Su  padre  silbó  una  melodía  y  John,  de  manera  instantánea  y  correcta,  la  identificó  como  «el   concierto  para  violín  de  Mendelssohn».  Aunque  describía  las  cosas  como  grandes  o  bonitas,   era   totalmente   incapaz   de   hacer   comparaciones   («   ¿Cuál   es   la   línea   más   grande?   ¿La   cara   más  bonita?»,  etc.).        En  diciembre  de  1942  y  enero  de  1943  tuvo  dos  series  de  convulsiones,  con  predominio  del   lado   derecho,   acompañadas   de   desviación   de   los   ojos   a   la   derecha   y   parálisis   temporal   del   brazo   derecho.   El   examen   neurológico   no   mostró   anormalidades.   El   fondo   de   ojo   era   normal.  El  electroencefalograma  indicaba  «Alteración  focal  en  la  región  occipital  izquierda»,   pero   «una   buena   parte   del   registro   no   se   pudo   leer   debido   a   las   continuas   interferencias,   causadas  por  la  falta  de  colaboración  del  niño».        Caso  11        A  Elaine  C.  la  trajeron  sus  padres  el  12  de  abril  de  1939,  a  la  edad  de  siete  años  y  dos  meses,   a   causa   de   «un   desarrollo   anormal»:   «No   se   adapta.   Vive   abstraída.   No   entiende   los   juegos   de  los  otros  niños;  no  mantiene  interés  en  las  historias  que  se  le  leen;  deambula  y  camina  en   solitario;  le  gustan  mucho  los  animales,  ocasionalmente  los  imita,  andando  a  cuatro  patas  y   emitiendo  ruidos  extraños».        Elaine   nació   el   3   de   febrero   de   1932,   a   término.   Parecía   saludable,   aceptó   bien   la   alimentación,  se  sostuvo  de  pie  a  los  7  meses  y  caminó  antes  del  año.  Decía  cuatro  palabras   al  final  de  su  primer  año,  pero  no  hizo  ningún  progreso  en  el  desarrollo  del  lenguaje  durante   los  siguientes  cuatro  años.  Se  sospechó  de  sordera  pero  se  descartó.  A  los  13  meses,  debido   a   una   enfermedad   febril,   se   interpretaron   sus   crecientes   dificultades   como   un   posible   trastorno   postencefalico.   Otros   acusaron   a   la   madre   de   tratar   a   la   niña   inadecuadamente.  

Otro  diagnóstico  fue  el  de  debilidad  mental.  Durante  18  meses  le  dieron  preparados  para  la   pituitaria   anterior   y   la   tiroides.   «Algunos   médicos»,   sorprendidos   por   su   fisonomía   inteligente,  «pensaron  que  era  normal  y  dijeron  que  mejoraría  con  la  edad».        A  los  dos  años  la  enviaron  a  un  jardín  de  infancia,  donde  «iba  independientemente  a  su  aire,   sin   hacer   lo   que   los   demás   hacían.   Por   ejemplo,   cuando   les   estaban   enseñando   a   cuidar   las   flores  se  bebía  el  agua  y  se  comía  la  planta».  Desarrolló  un  temprano  interés  por  los  dibujos   y   fotografías   de   animales.   Aunque   normalmente   era   inquieta,   permanecía   concentrada   durante  horas  mirando  dichos  dibujos,  «especialmente  los  grabados».  

Cuando   empezó   a   hablar,   aproximadamente   a   los   cinco   años,   comenzó   con   frases   completas,   aunque   simples,   que   eran   «frases   mecánicas»,   no   relacionadas   con   la   situación   del   momento,   o   relacionadas   de   manera   peculiar   y   metafórica.   Tenía   un   vocabulario   excelente,   sabía   en   especial   los   nombres   y   «clasificaciones»   de   animales.   No   empleaba   los   pronombres   correctamente,   pero   utilizaba   bien   los   plurales   y   los   tiempos   verbales.   «No   sabía  usar  las  formas  negativas,  aunque  reconocía  su  significado  cuando  otros  las  usaban».        Había  muchas,  peculiaridades  en  su  relación  con  las  situaciones:     Sabe   contar   mecánicamente.   Puede   poner   la   mesa   para   mucha   gente,   si   se   le   dan   los   nombres  o  si  son  numeradas  de  algún  modo,  pero  no  sabe  poner  la  mesa  «para  tres».  Si  se   la   manda   a   por   un   objeto   específico   a   un   lugar   concreto,   no   es   capaz   de   traerlo   si   esta   en   otro  sitio,  aunque  este  a  la  vista.        «Se   asustaba»   de   los   ruidos   y   de   cualquier   cosa   que   se   moviera   alrededor   de   ella.   Tenía   tanto  miedo  del  aspirador  que  ni  siquiera  se  acercaba  al  armario  en  el  que  estaba  guardado,   y,  cuando  lo  utilizábamos,  salía  corriendo  al  garaje,  tapándose  los  oídos  con  las  manos.        Elaine  era  la  mayor  de  dos  hermanos.  Su  padre,  de  36  años,  estudió  Derecho  y  Humanidades   en   tres   Universidades   (incluida   la   Sorbona).   Era   publicista,   «una   de   esas   personas   crónicamente   delgadas,   de   una   energía   nerviosa   que   se   manifiesta   de   forma   rápida».   Anteriormente   había   sido   editor   de   una   revista.   La   madre,   de   32   años,   una   «persona   con   autocontrol,  plácida,  lógica»,  había  hecho  trabajo  editorial  para  una  revista  antes  de  casarse.   El  abuelo  materno  era  editor  de  un  periódico,  la  abuela  era  «emocionalmente  inestable».        A  Elaine  le  había  examinado  un  psicólogo  de  Boston  cuando  tenía  casi  siete  años.  El  informe   constataba  entre  otras  cosas:        Su   actitud   ante   el   examinador   se   mantuvo   vaga   y   distante.   Incluso   cuando   la   molestaba   poniéndole   algún   obstáculo,   empujaba   enérgicamente   a   un   lado   la   mesa   o   la   mano   que   la   estuviera   reteniendo   con   un   grito,   pero   nunca   hizo   ninguna   petición   personal   de   ayuda   o   compasión.  En  los  momentos  favorables  era  competente  manejando  los  lápices  de  colores  o   juntando   piezas   para   formar   imágenes   de   animales.   Podía   nombrar   una   amplia   variedad   de   imágenes,   incluyendo   elefantes,   caimanes   y   dinosaurios.   Utilizaba   el   lenguaje   estructurado   en   frases   simples,   pero   rara   vez   contestaba   a   una   pregunta   directa.   Mientras   juega   repite   una  y  otra  vez  frases  que  son  irrelevantes  a  la  situación  inmediata.        Físicamente  la  niña  tenía  buena  salud.  Su  electroencefalograma  era  normal.       

Cuando  la  examinamos  en  abril  de  1939,  estrechó  la  mano  del  médico  cuando  se  le  pidió,  sin   mirarle;  despues  corrió  hacia  la  ventana  y  miró  hacia  afuera.  Automáticamente  atendió  a  la   sugerencia   de   sentarse.   Su   reacción   a   las   preguntas   -­‐tras   varias   repeticiones-­‐   era   repetirlas   con  ecolalia,  o  si  la  pregunta  era  demasiado  larga,  repetir  la  parte  final.  No  tuvo  un  contacto   real   con   las   personas   en   la   consulta.   Su   expresión   era   sosa,   aunque   no   de   falta   de   inteligencia,   y   no   utilizaba   gestos   para   la   comunicación.   En   una   ocasión,   sin   cambiar   de   fisonomía,  dijo  de  repente:  «Los  peces  no  lloran».  Despues  de  un  rato,  se  levantó  y  salió  de   la  habitación  sin  pedir  permiso  o  mostrar  temor.    
   La   internaron   en   la   Child   Study   Home   de   Maryland,   donde   estuvo   tres   semanas   y   fue   examinada   por   los   doctores   Eugenia   S.   Cameron   y   George   Frankl.   Mientras   permaneció   allí,   aprendió  rápidamente  los  nombres  de  todos  los  niños,  sabía  el  color  de  sus  ojos,  la  cama  en   la  que  dormía  cada  uno,  y  muchos  otros  detalles  sobre  ellos,  pero  nunca  estableció  relación   con   ellos.   Cuando   la   llevaban   al   patio   se   irritaba   mucho   y   corría   a   su   habitación.   Era   muy   inquieta   pero   cuando   se   le   permitía   ver   las   imágenes,   jugar   sola   con   los   cubos,   dibujar   o   ensartar  cuentas,  podía  estar  entretenida  ella  sola  tranquilamente  durante  horas.  Cualquier   ruido  o  interrupción  le  molestaban.  Una  vez,  estando  sentada  en  el  W.C.,  oyó  un  golpe  en  las   tuberías;  durante  varios  días  despues,  incluso  poniéndole  un  orinal  en  su  cuarto,  no  hizo  de   vientre,  esperando  escuchar  ansiosamente  el  ruido.  A  menudo  emitía  frases  estereotipadas,   como  por  ejemplo:  «Los  dinosaurios  no  lloran»;  «Cangrejos,  tiburones,  peces  y  rocas»;  «Los   cangrejos  y  los  tenedores  viven  en  las  barriguitas  de  los  niños»;  «Las  mariposas  viven  en  los   estómagos  de  los  niños,  y  también  en  sus  calzoncillos»;  «Los  peces  tienen  dientes  afilados  y   muerden   a   los   niños   pequeños»;   «Hay   una   guerra   en   el   cielo»;   «Rocas   y   peñascos,   matare»   (agarrando   la   manta   y   golpeándola   contra   la   cama);   «Las   gárgolas   muerden   a   los   niños   y   beben   aceite»;   «Aplastaré   a   la   vieja   lombriz,   muerde   a   los   niños»   (rechinando   los   dientes   y   dando   vueltas   en   círculo   muy   excitada);   «Las   gárgolas   tienen   bolsas   de   leche»;   «Cabeza   de   alfiler.   Pipí   rosa.   Tienes   la   pierna   amarilla.   Cortando   el   ciervo   muerto.   Ciervo   venenoso.   Pobre   Eileen.   No   hay   renacuajos   en   la   casa.   Los   hombres   rompieron   la   pierna   del   ciervo»   (mientras   recortaba   de   un   libro   el   dibujo   de   un   ciervo);   «Tigres   y   gatos»;   «Focas   y   salamandras»;  «Osos  y  zorros».        A  continuación  se  presentan  unos  extractos  de  las  observaciones:        Su  lenguaje  siempre  tiene  la  misma  cualidad.  Su  habla  nunca  va  acompañada  de  expresiones   faciales  o  gestos.  No  mira  a  la  cara.      Su   voz   tiene   una   peculiar   falta   de   modulación,   como   áspera;   articula   las   palabras   de   forma   abrupta.      Sus  producciones  son  impersonales.  Nunca  utiliza  los  pronombres  personales  de  la  primera  y   segunda  persona  correctamente.  No  parece  capaz  de  captar  el  significado  de  las  palabras.        Su   gramática   es   inflexible.   Utiliza   las   frases   tal   y   como   las   oye,   sin   adaptarlas   gramaticalmente   a   la   situación   del   momento.   Cuando   dice   «quiero   que   yo   dibuje   una   araña»,  quiere  decir  «quiero  que  tú  dibujes  una  araña».        Afirma  repitiendo  una  pregunta  literalmente,  y  niega  no  haciendo  caso.       

Su  habla  raramente  es  comunicativa.  No  tiene  relación  con  los  niños,  nunca  ha  hablado  con   ellos   para   entablar   amistad   o   para   jugar.   Se   mueve   entre   ellos   como   un   ser   extraño,   como   uno  se  mueve  entre  los  muebles  de  la  habitación.       
Insiste   siempre   en   repetir   la   misma   rutina.   Su   interrupción   es   una   de   las   causas   más   frecuentes   de   las   rabietas.   Sus   propias   actividades   son   simples   y   repetitivas.   Puede   pasarse   horas  en  una  especie  de  ensoñación  y  parece  encontrarse  muy  feliz  así.  Muestra  inclinación   por   los   movimientos   rítmicos,   que   siempre   son   masturbatorios.   Se   masturba   más   en   periodos  de  excitación  que  durante  los  momentos  de  calma....  Sus  movimientos  son  rápidos   y  hábiles.  
     Elaine   ingresó   en   una   escuela   privada   de   Pennsylvania.   En   una   carta   reciente   el   padre   nos   informó  de  unos  «cambios  bastante  sorprendentes»:        Es   una   chica   alta   y   fuerte,   con   ojos   claros   que   hace   tiempo   que   han   perdido   todo   rastro   de   aquella   fiereza   animal   que   periódicamente   mostraba   en   la   época   en   que   usted   la   conoció.   Habla   bien   sobre   casi   cualquier   tema,   aunque   con   una   entonación   un   poco   rara.   En   su   conversación   todavía   divaga,   a   menudo   con   un   toque   divertido,   y   es   sólo   ocasional,   deliberada   e   informativa.   Lee   muy   bien   pero   rápido,   mezclando   palabras,   sin   pronunciar   claramente   y   sin   hacer   los   énfasis   adecuados.   Su   gama   de   información   es   realmente   muy   amplia,   y   su   memoria   casi   infalible.   Es   obvio   que   Eileen   no   es   «normal».   El   fracaso   en   cualquier   cosa   le   lleva   a   un   sentimiento   de   derrota,   de   desesperanza   y   a   una   momentánea     depresión.           DEBATE        Los   once   niños   (ocho   chicos   y   tres   chicas),   cuyos   historiales   han   sido   brevemente   presentados,   ofrecen,   como   era   de   esperar,   diferencias   individuales   en   el   grado   del   trastorno,  en  la  manifestación  de  rasgos  específicos,  en  el  entorno  familiar,  y  en  su  evolución   en   el   curso   de   los   años.   Pero   incluso   una   rápida   revisión   del   material   hace   inevitable   que   surjan   una   serie   de   características   comunes   esenciales.   Estas   características   conforman   un   único  «síndrome»,  no  referido  hasta  el  momento,  que  parece  bastante  excepcional,  aunque   probablemente   sea   más   frecuente   de   lo   que   indica   la   escasez   de   casos   observados.   Es   muy   posible   que   algunos   de   ellos   hayan   sido   considerados   como   débiles   mentales   o   esquizofrénicos.   De   hecho,   varios   niños   del   grupo   nos   fueron   presentados   como   idiotas   o   imbéciles.   Uno   todavía   reside   en   una   escuela   estatal   para   débiles   mentales,   y   dos   habían   sido  considerados  anteriormente  como  esquizofrénicos.        El   desorden   fundamental,   «patognomónico»,   sobresaliente,   es   su   incapacidad   para   relacionarse   de   forma   normal   con   las   personas   y   situaciones   desde   el   comienzo   de   su   vida.   Sus   padres   decían   de   ellos   que   siempre   habían   sido   «autosuficientes»;   «encerrados   en   su   concha»;   «más   feliz   cuando   se   le   deja   sólo»;   «actuando   como   si   la   gente   no   estuviera   allí»;   «totalmente  ajeno  a  todo  lo  que  le  rodeaba»;  «dando  la  impresión  de  un  saber  silencioso»;   «fracasando   en   el   desarrollo   de   la   conciencia   social»;   «actuando   casi   como   si   estuviera   hipnotizado».   Esto   no   es,   como   en   el   caso   de   los   niños   o   adultos   esquizofrénicos,   una   desviación  de  una  relación  inicialmente  presente,  no  es  una  «retirada»  de  una  participación   que   existía   con   anterioridad.   Desde   el   principio   hay   una   soledad   autística   extrema   que cuando  es  posible  no  tiene  en  cuenta,  ignora,  impide  entrar  cualquier  cosa  que  llegue  al  niño   desde   el   exterior.   El   contacto   físico   directo   o   los   movimientos   o   ruidos   que   amenacen   romper   la   soledad,   son   tratados   bien   como   «si   no   estuvieran   allí»,   o   si   esto   ya   no   es   suficiente,  sentidos  dolorosamente  como  una  interferencia  penosa.    
   De   acuerdo   con   Gesell,   el   niño   normal,   a   los   4   meses   de   edad,   realiza   un   ajuste   motor   anticipatorio   mediante   la   tensión   facial   y   una   actitud   de   encogimiento   de   hombros,   cuando   se  le  levanta  de  una  mesa  o  se  le  coloca  sobre  ella.  Gesell  comentó:        Es   posible   que   una   evidencia   menos   clara   de   tal   ajuste   pueda   encontrarse   tan   tempranamente  como  en  el  periodo  neonatal.  Aunque  un  hábito  debe  ser  condicionado  por   la   experiencia,   la   oportunidad   para   la   experiencia   es   casi   universal,   y   la   respuesta   es   suficientemente  objetiva  como  para  merecer  ulterior  observación  y  registro.        Esta   experiencia   universal   es   suministrada   por   la   frecuencia   con   que   la   madre   y   otras   personas   cogen   al   niño.   Es   pues   altamente   significativo,   que   casi   todas   las   madres   de   nuestros   pacientes   recordaran   su   asombro   por   el   fracaso   de   los   niños   para   asumir   una   postura   anticipatoria,   preparatoria   para   ser   cogidos.   Un   padre   se   acordaba   de   que   su   hija   (Barbara)  durante  años  no  cambió  lo  más  mínimo  su  fisonomía  o  posición  cuando  los  padres,   al   volver   a   casa   tras   unas   horas   de   ausencia,   se   acercaban   a   la   cuna   hablándole   y   preparándose  para  cogerla.        El   niño   normal   aprende   durante   los   primeros   meses   a   adaptar   su   cuerpo   a   la   postura   de   la   persona   que   lo   sostiene.   Nuestros   niños   no   fueron   capaces   de   hacerlo   durante   dos   o   tres   años.   Tuvimos   la   oportunidad   de   observar   a   Herbert,   a   los   38   meses   de   edad,   en   tal   situación.   Su   madre   adecuadamente   le   informó   de   que   le   iba   a   levantar,   extendiendo   los   brazos   en   su   dirección.   No   hubo   respuesta.   Procedió   a   levantarlo   y   él   le   permitió   hacerlo,   permaneciendo  completamente  pasivo  como  si  fuera  un  saco  de  harina.  Fue  la  madre  quien   tuvo   que   realizar   todo   el   ajuste.   En   ese   momento   Herbert   era   capaz   de   sentarse,   permanecer  de  pie  y  caminar.        Ocho   de   los   once   niños   adquirieron   la   habilidad   de   hablar   o   a   la   edad   normal   o   con   algún   retraso.  Tres  (Richard,  Herbert,  Virginia)  han  permanecido  «mudos»  hasta  ahora.  En  ninguno   de   los   ocho   niños   que   «hablan»,   el   lenguaje   ha   servido   durante   una   serie   de   años   para   transmitir   significados   a   otras   personas.   Con   la   excepción   de   John   F.   podían   efectuar   una   articulación   y   una   fonación   claras.   La   nominación   de   objetos   no   presentaba   ninguna   dificultad;   incluso   aprendían   y   retenían   palabras   largas   y   poco   usuales   con   una   facilidad   considerable.   Casi   todos   los   padres   informaron,   normalmente   con   orgullo,   que   los   niños   habían   aprendido   a   repetir,   a   una   edad   temprana,   un   número   extraordinario   de   rimas   infantiles,  listas  de  animales,  la  lista  de  presidentes,  el  alfabeto  hacia  adelante  y  hacia  atrás,   e   incluso   canciones   de   cuna   en   un   idioma   extranjero   (francés).   Aparte   de   recitar   frases   contenidas  en  poemas  ya  hechos  u  otras  piezas  recordadas,  transcurrió  mucho  tiempo  antes   de   que   empezaran   a   unir   palabras.   En   vez   de   eso,   el   «lenguaje»   consistía   principalmente   en   «nombrar»,   en   nombres   identificando   objetos,   adjetivos   indicando   colores   y   números   que   no  indicaban  nada  específico.        Su   excelente   memoria   mecánica   junto   con   la   incapacidad   para   utilizar   el   lenguaje   de   cualquier   otra   forma,   a   menudo   condujo   a   los   padres   a   atiborrarles   de   más   y   más   versos,  nombres   zoológicos   y   botánicos,   compositores   y   títulos   de   discos,   y   cosas   similares.   Por   lo   tanto,   desde   el   principio,   el   lenguaje   -­‐que   los   niños   no   usaban   con   propósito   comunicativo-­‐   se  fue  desviando  en  gran  medida  hacia  un  ejercicio  de  memoria,  autosuficiente,  semántico  y   de  conversación,  sin  valor  o  muy  distorsionado.  Para  un  niño  de  dos  o  tres  años  todas  estas   palabras,   números   y   poemas   («Preguntas   y   respuestas   del   Catecismo   Presbiteriano»;   «el   Concierto  para  Violín  de  Mendelssohn»;  «el  Salmo  XXIII»;  una  nana  francesa;  una  página  del   índice  de  una  enciclopedia)  apenas  podrían  tener  más  significado  que  las  series  de  sílabas  sin   sentido   para   los   adultos.   Es   difícil   saber   con   certeza   si   el   saturarles   con   estas   cosas   ha   contribuido   esencialmente   al   curso   de   la   condición   psicopatológica.   También   es   difícil   imaginar   que   no   haya   afectado   profundamente   al   desarrollo   del   lenguaje   como   una   herramienta  para  recibir  o  impartir  mensajes  significativos.  
     Por   lo   que   a   las   funciones   comunicativas   del   habla   se   refiere,   no   hay   diferencias   fundamentales   entre   los   ocho   niños   que   hablan   y   los   tres   que   no   hablan.   La   cuidadora   de   Richard   le   oyó   decir   casualmente   «buenas   noches»   de   manera   clara.   El   justificado   escepticismo   sobre   esta   observación   se   disipó   más   tarde,   al   ver   en   la   consulta   a   este   niño   «mudo»   gesticulando   con   la   boca   para   repetir   silenciosamente   palabras,   cuando   se   le   pidió   que   dijera   ciertas   cosas.   A   la   «muda»   Virginia   -­‐como   insistían   sus   compañeros   del   albergue   se  le  oyó  decir  repetidamente  «chocolate»;  «bombón»;  «mama»;  «bebé».        Cuando   finalmente   se   forman   frases   son,   durante   mucho   tiempo,   principalmente   repeticiones,   como   loros,   de   combinaciones   de   palabras   oídas.   A   veces,   son   repetidas   inmediatamente,   pero   a   menudo   son   «almacenadas»   por   el   niño   y   emitidas   mas   tarde.   Podría   hablarse,   si   se   quiere,   de   una   ecolalia   tardía.   La   afirmación   se   indica   mediante   la   repetición  literal  de  una  pregunta.  «Sí»  es  un  concepto  que  tardan  muchos  años  en  adquirir.   Son   incapaces   de   usarlo   como   símbolo   general   de   asentimiento.   Donald   aprendió   a   decir   «Sí»   cuando   su   padre   le   dijo   que   le   subiría   a   hombros   si   decía   «sí».   De   este   modo,   esta   palabra   vino   a   «significar»   solamente   el   deseo   de   ser   subido   a   hombros   de   su   padre.   Tardó   muchos   meses   en   poder   separar   la   palabra   «sí»   de   esta   situación   específica,   y   mucho   más   tiempo  en  ser  capaz  de  utilizarla  como  termino  general  de  afirmación.        El   mismo   tipo   de   literalidad   existe   también   respecto   a   las   preposiciones.   Al   preguntar   a   Alfred  «  ¿Acerca  de  que  trata  este  dibujo?»,  respondió:  «La  gente  moviéndose».        John  F.  corrigió  la  afirmación  de  su  padre  sobre  los  cuadros  de  la  pared;  los  cuadros  estaban   «cerca   de   la   pared»4.   Cuando   a   Donald   T.   se   le   pidió   que   bajase   algo   (put   down),   rápidamente   lo   puso   en   el   suelo.   Aparentemente,   el   significado   de   una   palabra   se   hace   inflexible  y  no  puede  utilizarse  con  ninguna  otra  connotación  que  la  adquirida  originalmente.        No   presentan   dificultad   con   los   plurales   y   los   tiempos   verbales.   Pero   la   ausencia   de   formación  de  frases  espontaneas  y  la  reproducción  de  ecolalia,  han  hecho  surgir,  en  todos  y   cada   uno   de   los   niños   que   hablan,   un   fenómeno   gramatical   peculiar.   Los   pronombres   personales  se  repiten  tal  como  se  oyen,  sin  ninguna  modificación  para  ajustarse  al  cambio  de   situación.   El   niño,   una   vez   que   su   madre   le   ha   dicho:   «ahora   te   daré   tu   leche»,   expresa   el   deseo   por   la   leche   exactamente   con   las   mismas   palabras.   Así,   llega   siempre   a   hablar   de   sí   mismo   como   «tú»,   y   de   la   persona   a   la   que   se   dirige   como   «yo».   No   sólo   se   retienen   las   palabras,   sino   también   la   entonación.   Si   la   expresión   original   de   la   madre   se   ha   hecho   en   forma   de   pregunta,   se   reproduce   con   la   forma   gramatical   y   la   inflexión   de   una   pregunta.   La  repetición:  «¿Estás  preparado  para  tu  postre»?,  significa  que  el  niño  esta  preparado  para  su   postre.  Existe  una  frase  establecida,  no-­‐modificable,  para  cada  ocasión  específica.  La  fijación   pronominal   permanece   hasta   aproximadamente   el   sexto   año   de   vida,   en   que   el   niño,   de   forma   gradual,   aprende   a   hablar   de   sí   mismo   en   primera   persona,   y   del   individuo   al   que   se   dirige  en  tercera  persona.    
   El  hecho  de  que  los  niños  repitan  cosas  oídas  no  significa  que  «presten  atención»  cuando  se   les  habla.  A  menudo,  se  necesitan  numerosas  reiteraciones  de  preguntas  u  órdenes  antes  de   que  siquiera  respondan  como  un  eco.  Al  menos  siete  de  los  niños  se  consideraron,  por  tanto,   sordos   o   duros   de   oído.   Hay   una   absoluta   necesidad   de   no   ser   molestado.   Todo   lo   que   le   llegue   del   exterior,   todo   lo   que   cambie   su   ambiente   externo,   e   incluso   interno,   representa   una  terrible  intrusión.        La   comida   es   la   intrusión   más   temprana   que   llega   al   niño   desde   el   exterior.   David   Levy   observó   que   los   niños   con   falta   de   cariño,   cuando   se   les   lleva   a   hogares   de   acogida,   donde   son   bien   tratados,   al   principio   piden   excesivas   cantidades   de   comida.   Hilde   Brook,   en   sus   estudios   sobre   niños   obesos,   descubrió   que   el   sobrealimentarse   a   menudo   se   producía   cuando   la   afectividad   de   los   padres   era   insuficiente,   o   se   consideraba   insatisfactoria.   Nuestros  pacientes,  a  la  inversa,  deseosos  de  mantener  alejado  el  mundo  exterior,  indicaban   esto   rehusando   la   comida.   Donald,   Paul   («vomitó   mucho   durante   el   primer   año»),   Barbara   («tuvo   que   ser   alimentada   por   intubación   hasta   el   año   de   edad»),   Herbert,   Alfred   y   John,   presentaron   importantes   problemas   de   alimentación   desde   su   nacimiento.   La   mayoría   de   ellos,   despues   de   una   lucha   sin   éxito,   constantemente   obligados,   al   final   se   rendían   y,   de   pronto,  empezaban  a  comer  con  normalidad.        Otra   intrusión   procede   de   los   ruidos   fuertes   y   de   los   objetos   que   se   mueven,   ante   los   que,   por   tanto,   se   reacciona   con   horror.   Triciclos,   columpios,   ascensores,   aspiradores,   agua   corriente,  quemadores  de  gas,  juguetes  mecánicos,  batidoras,  incluso  el  viento,  en  ocasiones   podrían   causar   un   gran   pánico.   Uno   de   los   niños   hasta   tenía   miedo   de   acercarse   al   armario   en   el   que   se   guardaba   el   aspirador.   Las   inyecciones   y   los   examenes   con   estetoscopio   u   otoscopio,  originaban  graves  crisis  emocionales.  Con  todo,  no  es  el  ruido  o  el  movimiento  en   sí   lo   que   se   teme.   La   perturbación   proviene   del   ruido   o   del   movimiento   que   amenaza   estorbar   la   soledad   del   niño.   Este,   por   su   parte,   puede   hacer   alegremente   un   ruido   tan   grande  como  el  que  teme,  y  mover  objetos  según  le  apetezca.        Sin   embargo,   los   ruidos   y   los   movimientos   del   niño,   y   todas   sus   actuaciones,   son   tan   monótonamente  repetitivos  como  sus  expresiones  verbales.  Hay  una  marcada  limitación  en   la   variedad   de   sus   actividades   espontaneas.   Su   conducta   esta   gobernada   por   un   deseo   ansiosamente   obsesivo   por   mantener   la   igualdad,   que   nadie,   excepto   el   propio   niño,   puede   romper  en  raras  ocasiones.  Los  cambios  de  rutina,  de  disposición  del  mobiliario,  del  modelo,   del   orden   en   que   se   realizan   los   actos   de   cada   día,   pueden   llevarle   a   la   desesperación.   Cuando  los  padres  de  John  se  preparaban  para  cambiar  de  casa,  el  niño  se  puso  frenético  al   ver  a  los  hombres  de  mudanzas  enrollar  la  alfombra  de  su  habitación.  Estuvo  muy  enfadado   hasta   que,   en   la   casa   nueva,   vio   sus   muebles   dispuestos   de   la   misma   manera   que   antes.   Parecía  complacido,  toda  la  ansiedad  desapareció  de  repente,  y  dio  vueltas  por  la  habitación   tocando   cariñosamente   cada   mueble.   Una   vez   que   las   piezas,   las   cuentas,   los   palos,   se   han   juntado   de   una   determinada   forma,   se   reagrupan   siempre   exactamente   igual,   incluso   aunque   no   hubiera   un   diseño   definido.   La   memoria   de   los   niños   era   fenomenal   en   este  aspecto.   Despues   de   un   lapso   de   varios   días,   podían   reordenar   un   montón   de   piezas   con   precisión,   de   la   misma   manera   desorganizada,   con   el   mismo   color   de   cada   bloque   boca   arriba,   con   cada   dibujo   o   letra   de   la   cara   superior   de   cada   pieza   mirando   en   la   misma   dirección   que   antes.   La   ausencia   de   una   pieza   o   la   presencia   de   una   de   más,   era   advertida   inmediatamente,   y   había   una   imperativa   demanda   de   que   se   repusiera   la   que   faltaba.   Si   alguien   quitaba   una   pieza,   el   niño   luchaba   por   recuperarla,   y   se   enfadaba   hasta   que   la   recobraba;   entonces,   rápidamente,   más   tranquilo,   retornaba   al   modelo   y   volvía   a   colocar   la   pieza.    
La   insistencia   en   la   igualdad   llevó   a   varios   de   estos   niños   a   molestarse   mucho   ante   la   visión   de   cualquier   objeto   roto   o   incompleto.   Empleaban   gran   parte   del   día   exigiendo,   no   sólo   la   igualdad   en   los   términos   de   una   petición,   sino   también   en   la   secuencia   de   los   acontecimientos.   Donald   no   se   levantaría   de   la   cama   despues   de   la   siesta,   hasta   que   el   hubiera   dicho:   «Boo   di.   "Don   ¿quieres   bajarte?"»,   y   la   madre   le   hubiera   complacido.   Pero   esto  no  era  todo.  El  acto  todavía  no  se  consideraba  completo.  Donald  continuaba,  «Ahora  di   "bien"».   De   nuevo   la   madre   tenía   que   acceder,   o   habría   gritos   hasta   que   la   actuación   se   completara.   Todo   este   ritual   era   una   parte   indispensable   del   acto   de   levantarse   despues   de   la  siesta.  Cualquier  otra  actividad  tenía  que  completarse  desde  el  principio  hasta  el  final,  de   la   manera   en   que   se   había   comenzado   originalmente.   Resultaba   imposible   volver   del   paseo   sin   hacer   el   mismo   camino   que   antes   se   había   recorrido.   La   visión   de   un   listón   roto   en   una   puerta   del   garaje   en   su   paseo   diario   habitual,   trastornó   tanto   a   Charles,   que   continuó   hablando  y  preguntando  sobre  ello  durante  semanas  sin  interrupción,  incluso  cuando  estuvo   pasando  unos  días  en  una  ciudad  distante.  Una  de  las  niñas  notó  una  grieta  en  el  techo  de  la   consulta,  y  estuvo  preguntando  ansiosa  y  repetidamente  quien  había  agrietado  el  techo,  sin   calmarse   con   ninguna   respuesta.   Otro   niño,   viendo   una   muñeca   con   sombrero   y   otra   sin   sombrero,   no   pudo   tranquilizarse   hasta   que   se   encontró   otro   sombrero   y   se   le   puso   a   la   muñeca.   Entonces,   inmediatamente,   perdió   interés   en   las   dos   muñecas;   la   igualdad   y   la   integridad  habían  sido  restablecidas,  y  todo  estaba  bien  de  nuevo.  
     El   miedo   al   cambio   y   a   lo   incompleto   parece   ser   el   factor   principal   en   la   explicación   de   la   repetitividad   monótona,   y   en   la   resultante   limitación   en   la   variedad   de   las   actividades   espontaneas.   Una   situación,   una   actuación,   una   frase,   no   se   considera   completa   si   no   esta   construida   con   exactamente   los   mismos   elementos   que   estaban   presentes   en   el   momento   en  que  el  niño  se  enfrentó  con  ella  por  primera  vez.  Si  el  más  mínimo  elemento  se  altera  o  se   quita   la   situación   total,   ya   no   es   la   misma   y,   por   tanto,   no   se   acepta   como   tal,   o   se   rechaza   con  impaciencia,  o  incluso  con  una  reacción  de  profunda  frustración.  La  inhabilidad  para  las   expresiones   globales,   sin   tener   en   cuenta   las   partes   constituyentes,   recuerda   de   alguna   manera   la   condición   de   los   niños   con   una   incapacidad   específica   para   la   lectura,   que   no   responden   al   sistema   actual   de   instrucción   de   lectura   global;   y   se   les   debe   enseñar   a   construir   palabras   a   partir   de   sus   elementos   alfabéticos.   Esta   es   quizás   una   de   las   razones   por  las  que  algunos  niños  de  nuestro  grupo,  que  eran  lo  suficientemente  mayores  como  para   enseñarles  a  leer  de  inmediato  se  preocupaban  en  exceso  por  el  «deletreo»  de  las  palabras;   o  por  lo  que  Donald,  por  ejemplo,  se  alteraba  tanto  por  el  hecho  de  que  «light»  [luz]  y  «bite»   [mordisco],  teniendo  la  misma  cualidad  fonética,  se  deletrearan  de  forma  diferente.        Los   objetos   que   no   cambian   su   apariencia   y   posición,   que   mantienen   su   igualdad   y   nunca   amenazan   con   interrumpir   la   soledad   del   niño,   son   rápidamente   aceptados   por   el   niño   autista.   Tiene   buena   relación   con   los   objetos,   le   interesan,   es   capaz   de   jugar   con   ellos   alegremente   durante   horas.   Puede   encariñarse   o   enfadarse   con   ellos   si,   por   ejemplo,   no  consigue   encajarlos   en   un   espacio   determinado.   Cuando   juega   con   los   objetos   tiene   una   gratificante   sensación   de   absoluto   poder   y   control.   Donald   y   Charles,   a   partir   del   año   de   edad,   comenzaron   a   ejercitar   este   poder   haciendo   girar   todo   lo   que   pudiera   girarse,   y   saltando   extasiados   cuando   veían   dar   vueltas   a   los   objetos.   Frederick   «saltaba   con   gran   alegría»   cuando   jugaba   a   los   bolos   y   los   veía   caer.   Los   niños   sentían   y   ejercían   el   mismo   poder   sobre   sus   propios   cuerpos,   balanceándose   y   con   otros   movimientos   rítmicos.   Estas   acciones   y   la   excitación   que   las   acompañaba   indican   claramente   la   presencia   de   una     orgásmica  gratificación  masturbatoria.  
   Su   relación   con   las   personas   es   completamente   diferente.   Todos   los   niños,   al   entrar   en   la   consulta,   se   dirigieron   inmediatamente   hacia   las   piezas,   los   juguetes   u   otros   objetos,   sin   prestar   la   más   mínima   atención   a   las   personas   que   estaban   allí.   Sería   erróneo   decir   que   no   eran   conscientes   de   su   presencia.   Pero   las   personas,   siempre   y   cuando   dejaran   al   niño   tranquilo,  representaban  para  el  aproximadamente  lo  mismo  que  el  escritorio.  Cuando  se  le   dirigía   la   palabra   no   se   enfadaba.   Optaba,   bien   por   no   responder   en   absoluto   o   bien,   si   una   pregunta   se   le   repetía   con   demasiada   insistencia,   por   «acabar   de   una   vez   con   ella»   y   continuar  con  lo  que  estuviera  haciendo.  Las  idas  y  venidas,  incluso  de  la  madre,  no  parecían   notarse.   La   conversación   mantenida   en   la   sala   no   despertaba   ningún   interés.   Si   los   adultos   no  intentaban  entrar  en  los  dominios  del  niño,  a  veces,  cuando  se  movía  entre  ellos,  tocaba   suavemente   una   mano   o   una   rodilla,   al   igual   que   en   otras   ocasiones   daba   palmaditas   al   escritorio   o   al   sofá.   Pero   nunca   miraba   a   nadie   a   la   cara.   Si   un   adulto   se   entrometía   a   la   fuerza,   cogiendo   una   pieza   o   pisando   un   objeto   que   el   niño   necesitaba,   este   peleaba   y   se   enfadaba   con   la   mano   o   con   el   pie,   a   los   que   trataba   como   algo   independiente   y   no   como   partes  de  una  persona.  Nunca  dirigía  una  palabra  o  una  mirada  al  propietario  de  la  mano  o  el   pie.   Al   recuperar   el   objeto   su   humor   cambiaba   bruscamente   hacia   la   placidez.   Cuando   se   le   pinchaba  mostraba  miedo  del  alfiler,  pero  no  de  la  persona  que  le  pinchaba.        La  relación  con  los  miembros  de  la  familia  o  con  otros  niños  no  difería  de  la  que  tenía  con  las   personas  de  la  consulta.  Una  profunda  soledad  domina  toda  la  conducta.  El  padre  o  la  madre   pueden  haber  salido  durante  una  hora  o  un  mes;  a  su  regreso  no  hay  ninguna  indicación  de   que  el  niño  se  haya  dado  cuenta  siquiera  de  su  ausencia.  Despues  de  muchas  explosiones  de   frustración   gradualmente   y   a   regañadientes   aprende   a   participar   cuando   no   encuentra   escapatoria,   obedece   ciertas   órdenes   cumple   con   la   rutina   diaria,   pero   siempre   insiste   estrictamente  en  que  se  mantengan  sus  rituales.  Si  hay  visita  se  mueve  entre  la  gente  «como   un  extraño»  o,  como  decía  una  madre,  «como  un  potro  al  que  se  ha  sacado  de  su  encierro».   Cuando  esta  con  otros  niños  no  juega  con  ellos.  Juega  solo  mientras  están  a  su  alrededor,  sin   mantener   con   ellos   contacto   corporal,   facial   o   verbal.   No   participa   en   juegos   competitivos.   Simplemente   esta   ahí,   y   si   alguna   vez   casualmente   se   acerca   a   un   grupo   pronto   se   aparta   y   permanece  solo.  Al  mismo  tiempo,  rápidamente  se  familiariza  con  los  nombres  de  todos  los   niños  del  grupo,  puede  conocer  el  color  del  pelo  de  cada  uno  y  otros  detalles  individuales.        Existe   una   relación   mucho   mejor   con   las   fotografías   de   las   personas   que   con   ellas   mismas;   las  fotos,  despues  de  todo,  no  pueden  interferir.  Charles  estaba  afectuosamente  interesado   por   la   foto   de   un   niño   en   un   anuncio   de   una   revista.   Hizo   repetidos   comentarios   sobre   la   dulzura  y  la  belleza  del  niño.  Elaine  estaba  fascinada  por  los  dibujos  de  animales,  pero  no  se   acercaba   a   un   animal   vivo.   John   no   hacía   distinciones   entre   personas   reales   y   personas   fotografiadas.  Al  ver  una  fotografía  de  grupo,  preguntó  seriamente  cuando  iban  a  salir  de  la   foto  y  entrar  en  la  sala.  

     Aunque   la   mayoría   de   estos   niños   fueron   considerados   en   un   momento   u   otro   débiles   mentales,   todos   están   indudablemente   dotados   de   potencialidad   cognitiva.   Todos   tienen   fisonomías  sorprendentemente  inteligentes.  Al  mismo  tiempo  sus  caras  dan  la  impresión  de   seriedad,   y   en   presencia   de   otros   de   una   ansiosa   tensión,   probablemente   a   causa   de   la   inquietante   anticipación   de   una   posible   interferencia.   Cuando   están   solos   con   objetos,   a   menudo   tienen   una   sonrisa   placida   y   una   expresión   de   beatitud,   a   veces   acompañadas   por   un   murmullo   y   un   canto   feliz   aunque   monótono.   El   sorprendente   vocabulario   de   los   niños   que   hablan,   la   excelente   memoria   para   acontecimientos   sucedidos   varios   años   antes,   la   fenomenal   memoria   mecánica   para   los   poemas   y   los   nombres,   y   el   preciso   recuerdo   de   modelos   y   secuencias,   demuestran   inteligencia   en   el   sentido   en   que   este   término   se   utiliza   habitualmente.   Los   tests   de   Binet   o   similares   no   pudieron   aplicarse   debido   a   la   limitada   accesibilidad.   Pero   todos   ellos   obtuvieron   buenos   resultados   con   el   tablero   de   formas   de   Seguin.        Físicamente,   los   niños   eran   esencialmente   normales.   Cinco   tenían   cabezas   relativamente   grandes.   Varios   eran   algo   torpes   en   el   andar   y   en   las   ejecuciones   motoras   gruesas,   pero   todos   eran   muy   hábiles   desde   el   punto   de   vista   de   la   coordinación   muscular   más   fina.   Los   electroencefalogramas   fueron   normales   excepto   el   de   John,   cuya   fontanela   anterior   no   se   cerró  hasta  que  tuvo  dos  años  y  medio,  y  que  sufrió  a  los  cinco  años  y  tres  meses  dos  series   de  convulsiones  predominantemente  del  lado  derecho.  Frederick  tenía  una  tetilla  de  más  en   su  axila  izquierda;  no  había  más  casos  de  anomalías  congénitas.        Existe  otro  denominador  común  muy  interesante  en  los  antecedentes  de  estos  niños.  Todos   procedían   de   familias   muy   inteligentes.   Cuatro   padres   son   psiquiatras;   uno   un   abogado   brillante;   otro   químico   y   graduado   en   una   escuela   de   Derecho,   esta   empleado   en   la   Oficina   de  Patentes  del  Gobierno;  hay  además  un  botánico,  un  profesor  de  silvicultura,  un  publicista   graduado   en   Derecho   que   ha   estudiado   en   tres   universidades,   un   ingeniero   de   minas,   y   un   próspero   hombre   de   negocios.   Nueve   de   las   once   madres   son   graduadas   universitarias;   de   las  dos  que  sólo  tienen  bachiller  superior,  una  es  secretaria  de  un  laboratorio  patológico,  y  la   otra   llevó   un   despacho   de   reservas   de   entradas   de   teatro   en   Nueva   York,   antes   de   casarse.   Entre   las   otras   había   una   periodista   independiente,   una   medico,   una   psicóloga,   una   enfermera   y,   la   madre   de   Frederick   fue   sucesivamente,   agente   de   compras,   directora   de   estudios   de   secretariado   en   una   escuela   para   chicas   y   profesora   de   Historia.   Entre   los   abuelos   y   parientes   hay   muchos   médicos,   científicos,   escritores,   periodistas,   estudiosos   de   arte.  Todas  las  familias  excepto  tres,  están  presentes  tanto  en  Who  is  Who  in  América,  o  en   American  Men  of  Science,  o  en  ambos   .     Dos   de   los   niños   son   judíos,   los   otros   son   todos   de   ascendencia   anglosajona.   Tres   son   hijos   «únicos»,   cinco   son   los   primogénitos   de   dos,   uno   es   el   mayor   de   tres,   otro   es   el   menor   de   dos  y  otro  el  menor  de  tres.        OBSERVACIÓN        La   combinación   de   autismo   extremo,   obsesión,   estereotipia   y   ecolalia,   relaciona   el   cuadro   global   con   algunos   de   los   fenómenos   esquizofrénicos   básicos.   De   hecho,   a   algunos   de   los   niños   se   les   había   diagnosticado   de   ello   en   un   momento   u   otro   de   su   vida.   Pero   a   pesar   de  las   notables   similitudes,   la   condición   difiere   en   muchos   aspectos   de   todos   los   otros   casos   conocidos  de  esquizofrenia  infantil.        En   primer   lugar,   incluso   en   los   casos   con   los   ataques   más   tempranos   de   esquizofrenia   registrados,  incluyendo  la  «dementia  praecoccisima  »  de  Santis  y  la  «dementia  infantilis»  de   Heller,  las  primeras  manifestaciones  observadas  fueron  precedidas  de  al  menos  dos  años  de   desarrollo   esencialmente   normal;   los   historiadores   resaltan   en   particular   un   cambio   más   o   menos   gradual   en   la   conducta   de   los   pacientes.   Todos   los   niños   de   nuestro   grupo   han   mostrado  su  extrema  soledad  desde  el  nacimiento,  no  respondiendo  a  nada  que  proceda  del   mundo   exterior.   Esto   esta   muy   característicamente   expresado   en   la   repetida   información   sobre  el  fracaso  del  niño  para  asumir  una  postura  anticipatoria  al  cogerlo,  y  para  adaptar  al   cuerpo  al  de  la  persona  que  lo  sostiene  en  brazos.    
   En   segundo   lugar,   nuestros   niños   son   capaces   de   establecer   y   mantener   una   excelente,   intencionada   e   «inteligente»   relación   con   los   objetos,   que   no   amenaza   con   interrumpir   su   soledad;   sin   embargo,   desde   el   principio   se   muestran   ansiosa   y   tensamente   impenetrables   respecto   a   la   gente,   con   la   que   por   mucho   tiempo   no   han   tenido   ningún   tipo   de   contacto   afectivo   directo.   Si   el   trato   con   otra   persona   se   hace   inevitable,   entonces   se   forma   una   relación  temporal  con  la  mano  o  el  pie  de  la  persona,  como  un  objeto  claramente  separado,   pero  no  con  la  persona  misma.        Todas   las   actividades   y   expresiones   están   gobernadas,   rígida   y   consistentemente,   por   el   poderoso  deseo  de  soledad  e  igualdad.  Su  mundo  debe  parecerles  constituido  de  elementos   que,   una   vez   experimentados   en   cierto   marco   o   secuencia,   no   pueden   tolerarse   en   ningún   otro  marco  o  secuencia;  ni  puede  este  marco  o  secuencia  tolerarse  sin  todos  los  ingredientes   originales,   en   idéntico   orden   espacial   o   cronológico.   De   aquí   la   obsesiva   repetitividad.   De   aquí   la   reproducción   de   frases   sin   alterar   los   pronombres   para   ajustarse   a   la   ocasión.   De   aquí,  tal  vez  también,  el  desarrollo  de  un  memoria  realmente  extraordinaria  que  permite  al   niño  recordar  y  reproducir  modelos  complejos  «sin  sentido»,  sin  importar  lo  desorganizados   que  sean,  exactamente  de  la  misma  forma  en  que  fueron  construidos.        Cinco   de   nuestros   niños   tienen   ahora   entre   nueve   y   once   años   de   edad.   Excepto   Vivían   S.,   internada  en  un  colegio  para  débiles  mentales,  muestran  una  evolución  muy  interesante.  El   deseo   básico   de   soledad   e   igualdad   ha   permanecido   esencialmente   inmutable,   pero   ha   habido   variaciones   en   el   grado   de   emergencia   de   la   soledad,   una   aceptación   de   al   menos   algunas  personas  como  parte  de  su  ámbito  de  consideración  y  un  incremento  en  el  número   de   modelos   experimentados,   suficiente   para   refutar   la   primera   impresión   de   extrema   limitación   del   contenido   ideacional   del   niño.   Tal   vez   se   podría   expresar   de   la   siguiente   manera:  Mientras  el  esquizofrénico  intenta  resolver  su  problema  saliendo  de  un  mundo  del   que   ha   formado   parte   y   con   el   que   ha   estado   en   contacto,   nuestros   niños   se   comprometen   gradualmente,  acercándose  cautelosamente  a  un  mundo  en  el  que  han  sido  completamente   extraños   desde   el   comienzo.   Entre   los   cinco   y   los   seis   años   abandonan   poco   a   poco   la   ecolalia  y  aprenden  espontáneamente  a  utilizar  los  pronombres  con  la  referencia  adecuada.   El   lenguaje   se   hace   más   comunicativo,   al   principio   en   el   sentido   del   ejercicio   de   pregunta-­‐ respuesta,   y   despues   en   el   de   una   mayor   espontaneidad   en   la   formación   de   frases.   La   conducta  se  acepta  sin  dificultades.  Los  ruidos  y  los  movimientos  se  toleran  mejor  que  antes.   Las   rabietas   disminuyen.   La   repetitividad   toma   la   forma   de   preocupaciones   obsesivas.   El   contacto   con   un   número   limitado   de   personas   se   establece   de   dos   maneras:   la   gente   se  incluye   en   el   mundo   del   niño   mientras   satisfaga   sus   necesidades,   responda   a   sus   preguntas   obsesivas,  y  le  enseñe  a  leer  y  a  hacer  cosas;  en  segundo  lugar,  aunque  aún  se  considera  a  la   gente   molesta,   sus   preguntas   son   respondidas   y   sus   órdenes   son   obedecidas   aunque   a   regañadientes,   con   la   implicación   de   que   sería   mejor   acabar   con   estas   interferencias   para   volver   cuanto   antes   a   su   todavía   muy   deseada   soledad.   Entre   los   seis   y   los   ocho   años   de   edad   empiezan   a   jugar   en   grupo,   por   ahora   nunca   con   los   otros   miembros   del   grupo   de   juego,   pero   al   menos   cerca,   al   lado   del   grupo.   La   habilidad   lectora   se   adquiere   pronto,   aunque   leen   monótonamente,   y   una   historia   o   un   dibujo   animado   se   experimentan   como   partes   inconexas   en   vez   de   en   su   totalidad   coherente.   Todo   esto   hace   que   la   familia   sienta   que,   a   pesar   de   la   «diferencia»   admitida   respecto   a   otros   niños,   hay   un   progreso   y   una   mejoría.    
   No   es   fácil   evaluar   el   hecho   de   que   todos   nuestros   pacientes   procedan   de   padres   muy   inteligentes.   Es   cierto   que   hay   una   gran   tendencia   a   la   obsesión   en   el   entorno   familiar.   Los   detalladísimos  diarios  e  informes  y  los  frecuentes  recuerdos  tras  varios  años  de  que  los  niños   habían   aprendido   a   recitar   25   preguntas   y   respuestas   del   Catecismo   Presbiteriano,   a   cantar   37   rimas   infantiles,   o   a   diferenciar   ocho   sinfonías,   proporciona   una   expresiva   ilustración   de   la  obsesión  parental.        Otro   hecho   destaca   prominentemente:   en   todo   el   grupo   hay   muy   pocos   padres   y   madres   realmente   cálidos;   la   mayoría   de   los   padres,   abuelos   y   otros   familiares,   son   personas   muy   preocupadas  por  abstracciones  de  naturaleza  científica,  literaria  o  artística,  y  con  un  limitado   interés   genuino   por   la   gente.   Incluso   algunos   de   los   matrimonios   más   felices   son   a   menudo   fríos   y   muy   formales   en   sus   relaciones.   Tres   de   los   matrimonios   fueron   un   fracaso   total.   Surge  la  pregunta  de  si,  o  hasta  que  punto,  este  hecho  ha  contribuido  a  la  condición  de  sus   hijos.   La   soledad   de   los   niños   desde   el   nacimiento   hace   difícil   atribuir   el   cuadro   general   exclusivamente  al  tipo  de  relaciones  parentales  tempranas  con  nuestros  pacientes.        Por   tanto,   debemos   asumir   que   estos   niños   han   llegado   al   mundo   con   una   incapacidad   innata   para   formar   el   contacto   afectivo   normal   y   biológico   con   las   personas,   al   igual   que   otros   nacen   con   deficiencias   intelectuales   o   físicas   innatas.   Si   esta   hipótesis   es   correcta,   un   estudio   más   profundo   de   nuestros   niños   puede   ayudar   a   proporcionar   unos   criterios   más   concretos   relativos   a   las   todavía   difusas   relaciones   sobre   los   componentes   constitucionales   de   la   respuesta   emocional.   Por   el   momento   parece   que   tenemos   ejemplos   puros   de   trastornos  autistas  innatos  del  contacto  afectivo.