viernes, 19 de julio de 2013

Concepto de "borde" de J. Maleval



TRABAJO PRESENTADO POR ÀNGELS PETIT  EL 29-1-2013


TEXTO: “EL AUTISTA Y SU VOZ” Jean Claude Maleval – Ed. Gredos

Tomando los argumentos de Asperger, en el capítulo “La nueva clínica espectral del autismo” pág. 60, Maleval  señala que el autor  se ve obligado a un abordaje estructural del autismo.
¿Por qué?
-Constata una unidad de tipo clínico a partir de rasgos “muy reconocidos” a partir de los dos años y que “perduran a lo largo de la vida” es decir, “algo esencial persiste”. Para Asperger “la persistencia en el tiempo de la personalidad autística tipo constituye un índice esencial que demuestra que se trata de una entidad natural”

Es decir, para Maleval, el criterio de “persistencia” que destaca Asperger, es un criterio fundamental.


En los Lefort, a partir del caso de Marie-Françoise, niña autista, definen que su subjetividad la lleva a “querer destruir el mundo o él la destruye”. Esta concepción los lleva a definir el autismo como estructura. Afirman una voluntad de goce dirigido al cuerpo real del Otro bajo la modalidad sádica, como manera de dividir a este Otro, no a completarlo. Para ellos no hay ni S1, ni objeto a. El autista es sensible al S2, pero como no hay S1, no puede representar al sujeto. En consecuencia, a falta de alienación significante y de objeto pulsional separable, la figura del doble es fundamental. “La división del sujeto se produce en el real del doble, en el real de sí mismo”.

En 1996 sostienen la tesis de la existencia de una estructura autística. En este mismo año, constatan que hay grados de autismo y señalan un “autismo adulto” con el concepto de “personalidades autísticas”
En 1997 destacaran “…que no hay balbuceo y que por este motivo no hay goce de lalangue”.
En 2003, a partir de la hipótesis de “una primacía de la pulsión de destrucción, que tratan de enmarcar aún más la hipótesis la idea de permanencia”.

Más tarde estos autores se alejaran de los planteamientos de Asperger i Kanner y de sus descubrimientos: aislamiento, dificultades delante de los cambios, atracción por los objetos, trastornos en el lenguaje y toda una fenomenología antes de los 24 - 30 meses de vida del niño.

Comentario: Para los Lefort, los aspectos de un real que ha de destruir como voluntad de goce como manera de dividir al Otro. La imposibilidad  de articular S1 y S2 no pudiendo producir una alienación significante, no pudiendo separar un objeto pulsional separable y como consecuencia la necesidad de un doble hacen la tesis de una estructura autística.

Aunque para J.C.Maleval la noción de “aspectro autístico” es un concepto ambiguo y de límites difusos, según él, este criterio procede de la clínica y no de una hipótesis etiológica. Sugiere un mismo modus de funcionamiento subjetivo detrás de una gran diversidad de cuadros clínicos e implica la tesis que hay una evolución hacia el autismo, confirmando la tesis de Asperger: “lo esencial permanece invariable” pág. 65.

En el texto del mismo autor: “Del autismo de Kanner al síndrome de Asperger” pág 64, intenta captar la especificidad del autismo, por un lado define: un trastorno de la enunciación derivado de la carencia de una identificación primordial, y por otro, una defensa específica que se basa en un objeto fuera del cuerpo, capaz de constituir una matriz de otro de síntesis. Maleval, a partir de la idea de que el autista es un sujeto “verboso” que no cede en su goce vocal para no enfrentarse al deseo del Otro, plantea que éste se dedica a crear un “borde”, el “borde autístico” que separa su mundo tranquilizador y controla el mundo exterior, caótico e incomprensible para él.

¿Qué es el concepto de borde?

Borde es una superficie que delimita un exterior y un interior. Hace de límite o de frontera. Tenemos diferentes ejemplos:
-La pulsión como estructura de borde (Lacan)
-“Borde de semblante, límite entre real y lo verdadero (JA.Miller)
-La angustia como fenómeno de borde en el campo imaginario (Sem.X- Lacan)
-“Retorno del goce a un borde” (Lacan)
-“Borde autístico” es una formación protectora frente a otro amenazador

Para Maleval el sujeto autístico es llevado a construir un “borde” (concepto de la lógica) que le permite situar un dentro y un afuera. Dentro sería un espacio tranquilizador alejado del exterior vivido siempre como amenazador. El borde autístico es una formación protectora contra el Otro real amenazante.

Colette Soler en “Incidencias políticas del psicoanálisis”

En el capítulo “Nominación y contingencia” pág. 368 a 381 hace un recorrido sobre el concepto de la Función Paterna o función del Nombre del Padre. Destaca la distinción que hace Lacan del NP de un hombre. Decir que un padre “nombra” viene a señalar que no es la función de la metáfora que articula el significante con el significado, es decir, simbólico e imaginario quedan anudados dejando el real fuera. NP tampoco tiene la función de la letra que conectaría simbólico, imaginario y real. La función del NP no es significante, sino una función del “decir” y lo señala como un acontecimiento. Es o no es. Un acontecimiento implica contingencia (cesa de no decirse) El “naming” es un hecho de existencia y su eficacia radica en el anudamiento de los tres registros, nudo borromeo.

El sujeto real, no es solamente el de la cadena, sino también como sustancia corporal, el “hablaser” anuda decir y cuerpo. No es suficiente tener un cuerpo individualizado, si no que el real de este cuerpo este anudado al simbólico y al imaginario. Es necesario que el real este anudado para que el sujeto no se encuentre en el delirio o en el autismo, fuera del lazo con el Otro.

Lo que entiendo es que C. Soler no plantea una estructura diferenciada para el autismo, sino más bien un imposible de anudar.

En el debate que hubo en Paris en setiembre-12 en las jornadas sobre el autismo, entre C.Soler y J.C. Maleval, ella destacó lo siguiente:
-Hay que diferenciar entre el objeto pulsional y el objeto de la percepción
-Preguntó: ¿Hay alienación en el autismo? ¿Existe objeto pulsional en el autismo?
Destacó: “Los autistas no entran en la alienación significante, el niño autista no se puede separar del Otro porque el Otro no es un objeto compensador de su falta, si no, una parte de sí mismo”.

Comentario final:

En este breve recorrido he intentado, de manera sucinta, explicitar dos posiciones en relación al autismo. J.C. Maleval a partir del criterio de permanencia y constancia,  define  la construcción de un borde en el autismo.  Borde  que le permitiría al niño construir un espacio interno diferenciado del exterior, siendo este espacio interno un lugar donde deposita los objetos pulsionales reales (pág 95) construyendo una relidad compatible con la de los demás (pág 95).

C. Soler, no plantea una cuarta estructura. Señala que el niño autista no se puede separar del Otro. Este Otro forma parte de sí mismo, no ha podido recortar el objeto pulsional. No plantea una cuarta estructura, sino la imposibilidad de anudamiento de los tres registros
El debate clínico está servido, me parece interesante los dos planteamientos para reflexionar sobre el autismo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario